La Vigorexia: El complejo de Adonis.

La vigorexia es un trastorno dismórfico corporal. Una situación creada a partir de una excesiva práctica de deporte y de una obsesión por perseguir la belleza física. La persona se vuelve dependiente del ejercicio físico, ya que al mirarse en el espejo distorsiona completamente su imagen viéndola débil y delgada.

Este trastorno surgió a finales del siglo XX, y fue acuñado por Harrison G. Pope en 1993, psiquiatra  estadounidense. La definió por ser un trastorno de alimentación surgido por la obsesión preocupante de la figura corporal en los años 90.

Recibe también las acepciones de “anorexia invertida”, “anorexia atlética” y “complejo de Adonis”. Este trastorno puede pasar fácilmente desapercibido entre el entorno social, por lo que lo hace difícilmente reconocible por las personas de su entorno y, por supuesto, por el propio afectado.

La  persecución de un cuerpo perfecto cambia la forma de alimentarse. Le dan demasiada importancia a los alimentos ricos en proteínas o hidratos de carbono. No les importa si están lesionados, o si han desarrollado una hipertrofia muscular por el exceso, y suelen automedicarse anabolizantes derivados de la testosterona.

En principio son hombres de 18 a 35 años, aunque no están exentas las mujeres, y todavía no se han realizado muchos estudios en España. Normalmente practican culturismo y suelen presentar trastornos de la personalidad, teniendo en cuenta la baja autoestima y los cánones de belleza que influyen directamente.

¿Cómo reconocer el trastorno?:

  • Pasan largos periodos de tiempo mirándose al espejo y nunca están conformes con lo que ven.
  • Se comparan con otras personas que consideran que están más musculadas que ellos.
  • Distorsionan su imagen. Se ven delgados, débiles y con falta de atractivo.
  • Tienen obsesión por verse musculados.
  • Empiezan a verse signos de baja autoestima y se vuelven introvertidos. El cambio de conducta aparece sin razón, siendo normalmente personas inseguras y con problemas de integración de base.
  • Pasan tanto tiempo practicando ejercicio físico que llegan a dejar de lado las relaciones sociales y laborales.
  • Suelen evitar lugares donde tengan que comer en público o exponer su cuerpo.
  • Cambian la dieta completamente por una basada en proteínas y anabolizantes.

 

¿Qué consecuencias conlleva la vigorexia?:

  • Numerosos problemas orgánicos y lesiones.
    • Mareos, convulsiones y dolores de cabeza.
    • Lesiones hepáticas y cardiacas.
    • Problemas de fertilidad y disfunción eréctil.
    • Estrechamiento de las arterias.
    • Alteración de los niveles de azúcar.
  • Desproporción de las partes del cuerpo.
  • Frustración por creer que no están consiguiendo el resultado que buscan. Depresión.
  • Problemas sociales y laborales por exceso de horas en el gimnasio.
  • Aparece la hipertrofia y, con ello, la alteración en huesos que deben adaptarse a la nueva forma corporal. La sobrecarga del gimnasio repercute en los huesos, tendones, músculos y articulaciones.
  • Tienen trastornos metabólicos. Incluso desnutrición. Dietas desequilibradas bajas en grasas y altas en proteínas.
  • Trastornos en el organismo como masculinización e irregularidades en el ciclo menstrual. Además de aparición de acné, atrofia testicular, disminución de espermatozoides, problemas cardiacos, retención de líquidos, etc. Todo esto causado por el consumo de anabolizantes.
  • Sobreproducción de endorfinas. Lo que genera la adicción al ejercicio físico.
  • Otros trastornos como la anorexia.

Es una patología cada vez más frecuente, puesto que nos vemos influenciados y presionados por una excesiva preocupación por el culto al cuerpo, anuncios publicitarios, cine, modas, etc. Hay que tener en cuenta de que puede ser una enfermedad mortal, y que incluso al llegar a la vejez puede resultar contraproducente y peligroso. El hecho de haber trabajado demasiado los músculos pueden llevarlos a su rotura, e incluso la rotura ósea, en la tercera edad.

 

 

Noelia Rodríguez Rosalén. Psicóloga y périto jurídico forense.

noeliarosalen87@gmail.com

LinkedIn

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.