Tratamiento de la fobia a los perros en Valencia

Los seres humanos, de forma mayoritaria, tenemos dos mascotas preferidas: los perros, siendo este el más habitual, y los gatos. Nos ofrecen una gran compañía, y quien haya tenido, sabe que se convierten en verdaderos miembros de nuestras familias. Estudios confirman que una número importante de personas con mascotas afirman que son más felices porque sus animales están con ellos en casa.

El vínculo entre personas y animales de compañía es muy grande. Pero, pese a esto, hay personas que les tienen mucho miedo y sienten gran pánico y malestar ante su presencia, y por ello los evitan a toda costa. Es más fácil evitar a los gatos, pero los perros, a los que habitualmente bajamos a pasear tres o cuatro veces al día, es mucho más complicado. La fobia a los perros se conoce como cinofobia.

Estos individuos sienten un miedo excesivo e irracional ante la presencia de un perro. Este miedo es tan intenso que daña su calidad de vida. Estas personas no solo se sienten en peligro ante la presencia de un can, sino que, como en todas las fobias, también sienten miedo cuando creen que se lo van a encontrar.

Los principales síntomas son pánico y miedo extremos, taquicardia, desorientación e incapacidad de concentración, tensión en los músculos, angustia, incapacidad para respirar con normalidad y la necesidad urgente de evitar el estímulo fóbico.

 

 

¿Cómo se trata en consulta la fobia a los perros?

A través de la terapia cognitivo conductual, usamos la exposición controlada y gradual al estímulo fóbico. Esta forma de terapia tiene los mayores índices de recuperación. La técnica de exposición más usada es la desensibilización sistemática, que elimina el miedo poco a poco y desarrolla las técnicas de afrontamiento adecuadas.

En las primeras fases, se elabora una jerarquía de situaciones que provocan miedo en relación a los perros, y se comienza a trabajar con aquellas que menos miedo provocan. Se enseña a controlar la ansiedad, sufrirla y dejar que desaparezca. Primero hay que enseñar al paciente que la respuesta de ansiedad es natural al ser humano, pero en algunos casos esta es demasiado sensible. Una vez el paciente compruebe que la fotografía de un perro no puede causarle consecuencia negativa ninguna, el miedo y la ansiedad ante las fotografías de perros disminuirá. De esta forma iremos subiendo en la jerarquía, cada vez con menos situaciones temidas, hasta que finalmente esta desaparezca.

Si deseas deshacerte de tu fobia a los perros, ponte en contacto con nosotros en el teléfono de contacto que figura más abajo.