Apuestas: ¿ganas o pierdes?

Desde hace un tiempo, hemos estado viendo como las casas de apuesta  (físicas y on-line, como el caso de la conocida Bet365) han ido creciendo cada vez más y más. Solamente en Madrid, mientras que el número de bingos y de casinos se ha mantenido, el de esta nueva modalidad de juego ha ascendido en un 304%, en ellas, los madrileños se jugaron el año pasado 384,8 millones de euros.

La Dirección General de Ordenación del Juego, elabora informes anuales sobre el sector y los jugadores. El perfil está marcado: el jugador promedio es un hombre de entre 18 y 43 años (solamente un 7% de los apostantes son mujeres), que vive en pareja y que siempre ha tenido un bajo nivel de ingresos y estudios. Existen también detonantes comunes a la hora de caer en el juego, como la muerte de un amigo o familiar (presente en el 53% de los casos), los problemas económicos (45%) y cambiarse de domicilio (34%) o pérdida del trabajo.

En cuanto al reconocimiento de ludópatas, puede ayudarnos a diferenciarlos las siguientes características que se presentan comunes en la mayoría de los perfiles de los jugadores patológicos:

  • Irritabilidad: se irrita fácilmente y en ocasiones es agresivo o grosero. Comúnmente refleja mal humor y no controla sus impulsos, por lo que suele tener malas contestaciones cuando puede parecer que no hay motivos para ello.
  • Debido a que el perder o ganar se vuelve una preocupación para el/la ludópata, en este/a se produce una intranquilidad anímica, afectando notablemente al estado de ánimo, desfavoreciendo la concentración en cosas verdaderamente relevantes.
  • Los hobbies pasan a centrarse en cosas relacionadas con el juego y las apuestas: visualización obsesiva de eventos deportivos para ver si las apuestas van bien o van mal, pasarse horas en las ruletas para ver como puede mejorar etc. De esta forma, se deja de disfrutar como se solía hacer de antiguos placeres, como asistir a un buen espectáculo o una sesión de cine.
  • Mentiras: el ludópata mentirá en su afán de que no se descubra la cantidad de dinero que utiliza en sus apuestas o juegos de azar, convirtiendo la mentira en un hábito: miente a sus mejores amigos, pareja o padres. Además, se caracteriza también por contar solamente aquellas apuestas en las que gana una cantidad de dinero razonable, sin embargo, el resto son a escondidas, sin contar a nadie que ha perdido una elevada cantidad, ya que considera que se solucionará con la próxima apuesta.
  • Para el ludópata no es un problema que alguien cercano le deje dinero con el fin de gastarlo en el juego, mirando  su propio interés sin medir las consecuencias, evitando la posibilidad de que pierda y se vea obligado a pagar la deuda adquirida
  • Negación: “solo es una manera más de divertirme”

A continuación, dejamos un link que da acceso a un test de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR) para ver si tienes algún problema con el juego: TEST

  • Si consideras que necesitas ayuda, no dudes en contactar con nosotros
  • ¿Estás preocupado por las conductas de alguna persona cercana y deseas ayudarle? Trata de hacerle ver la realidad y a continuación, buscad ayuda.
  • Si en tu familia existen antecedentes de algún tipo de adicción, el método más claro y efectivo para prevenir y no caer en la ludopatía es no jugar nunca.

Sara Arjones González

Psicóloga en formación y colaboradora del Centro de Psicología de Psicología Calma al Mar

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.