Buenas noches

 

“Te vas para cama. Te lavas los dientes y preparas el despertador para el día siguiente. Ha sido un día duro y definitivamente necesitas descansar”

¿Pero qué ocurre una vez que cierras los ojos y vas a quedarte dormido?

El sueño se divide en dos tipos muy diferenciados: el sueño REM (abreviatura de rapid eye movement) y el sueño NO REM.  La principal diferencia entre ambos tipos es la actividad mental, ya que mientras que en los estados NO REM estamos de alguna forma “desconectados del medio”, respiramos más lento y disminuye también nuestra presión arterial. A nivel cerebral, aparecen ondas de mayor amplitud y poca frecuencia.

Por su parte, durante la fase REM el nivel de activación es similar a cuando estamos despiertos, es decir en estado de vigilia. Tanto el ritmo cardíaco como la presión arterial y la temperatura aumentan. Además, en fase REM es donde se producen los sueños, donde aparece el material onírico.

Pero esto no es todo. También resulta interesante diferenciar entre las cuatro fases del sueño NO REM. Para ello, me gustaría definir en pocas líneas en qué consiste cada una.

 Fase I: te estás quedando dormido, el sueño es ligero. Todavía no estás del todo desconectado del mundo exterior y sabes que estos momentos de sueño no serán reparadores. Tus movimientos oculares, a diferencia de la fase REM, son lentos. Comienza a disminuir el tono muscular de tu cuerpo… pronto te quedarás dormido.

Fase II: ya te has desconectado del exterior, pero si te despiertan, afirmarás que no has llegado a quedarte dormido. En esta fase, tus músculos están aún más relajados que en la primera, pero ya no hay movimientos oculares. Tu cerebro produce unas ondas llamadas complejos K, que inhiben cualquier sonido que pueda provocar que te despiertes… pronto estarás profundamente dormido.

Fase III: estás en sueño profundo. Tanto tu tensión arterial como tu ritmo cardíaco disminuyen. Además, estás generando hormona del crecimiento, ¡Por eso es tan importante el sueño reparado! Ahora mismo, tu cerebro emite unas ondas llamadas delta.

Fase IV: continuas completamente dormido y disfrutando de un sueño reparador, pero no solo a nivel fisiológico, también psíquico. Tu tono muscular es completamente reducido. Puede que estés soñando cosas, pero sin ningún tipo de línea argumental, más bien como imágenes sueltas. En esta fase, es donde puede ocurrir tanto el sonambulismo como los terrores nocturnos. Es la fase donde el sueño, es más pesado.

Y tras estas cuatro fases de sueño NO REM, entras finalmente en la quinta y última fase, el sueño REM.

Rebeca Calvo Barros

Psicóloga colaboradora del centro de Psicología Calma al Mar, Valencia

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.