Bulimia Nerviosa

1.- CONOCIENDO A LA  BULIMIA NERVIOSA  

La bulimia nerviosa es un trastorno alimentario popularmente asociado   a un mito  muy frecuente,  descontrol y posteriormente vómito. Pero las conductas  de la bulimia  no se reducen a descontrol y vómito.

La bulimia nerviosa es una enfermedad en la que aparecen atracones, es decir, se comen grandes cantidades de comida descontroladamente en un breve periodo de tiempo y habitualmente realizan esas ingestas a escondidas. Esos atracones pueden surgir porque la persona ha planificado previamente el atracón o puede aparecer de forma imprevista, pero en ambos casos, la persona suele presentar un elevado impulso a comer descontroladamente y se siente sin control, lo cual, acaba generando un sentimiento de culpa posterior  acompañado de pensamientos de crítica y autorechazo intenso.

Ese malestar emocional y el miedo a subir de peso van a provocar que la persona intente compensar la ingesta de alimentos con diferentes conductas compensatorias:

  • Uso de laxantes y/o diuréticos
  • Vómitos
  • Restricción o ayuno
  • Actividad física excesiva

Pero todas estas conductas pasarán desapercibidas por su entorno cercano porque normalmente no reconocen estas conductas y presentan un peso normal, aunque serán frecuentes los comentarios de insatisfacción hacia su cuerpo o aspecto físico.

La frecuencia de las conductas compensatorias y de descontrol es un indicador de la gravedad de la bulimia, pero también cuando se realiza la evaluación clínica del paciente se tienen en cuenta otras variables tanto de su estado de salud física o psicológica.

 

Chica con bulimia nerviosa

 

Habitualmente las personas que presentan bulimia acuden a pedir consulta después de varios años de evolución porque suelen ocultar y minimizar los síntomas, porque consideran que pueden controlarlo, les da vergüenza reconocerlo a sí mismas/os  y/o su entorno familiar-social más cercano.

Para evitar la cronicidad de la bulimia, o problemas físicos o comorbilidades con otros trastornos mentales, es importante poder evaluar y tratar lo antes posible si hay sospecha  de alguno de los síntomas de bulimia.

 

Es importante tratar la bulimia nada más se tenga una sospecha de que se podría padecer este trastorno de la conducta alimentaria.

 

La AED (Academy Eating Disorders) recomienda  que los tratamientos en los trastornos alimentarios (TCA) sean realizados por  equipo  multidisciplinares especialistas en TCA para poder atender todas áreas implicadas, es decir, a nivel psicológico, médico- nutricional y psiquiátrico.

 

2.- LA CARA OCULTA DE LA BULIMIA NERVIOSA

La bulimia nerviosa es más frecuente de lo que parece, lo padece aproximadamente un 2-3% de población entre 18-25 años, pero lo habitual es que las personas cercanas lo desconozcan porque quien lo sufre lo mantiene en secreto.

Os dejamos algunos de los síntomas físicos y psicológicos más frecuentes que te ayudarán a poder identificar si padeces bulimia nerviosa o alguien cercano a ti.

A nivel físico  destacan:

Alteraciones dentales, con caries y erosión del esmalte, además de gingivitis marginal, provocada por el contacto del ácido gástrico durante el proceso repetitivo del vómito.

Las glándulas parotídeas se encuentran muy desarrolladas, por inducción de vómitos, siendo frecuente la presencia de desgarros en el esófago por esfuerzo o hernia hiatal, úlceras esofágicas o esófago de Barret.

El vómito repetitivo y frecuente, puede llevar a datos clínicos de Hipopotasemia (Niveles Bajos de Potasio) con calambres, náuseas y arritmia.

Si además existen antecedentes de uso de laxantes o diuréticos, se puede presentar dolor abdominal tipo cólico, con episodios de estreñimiento y sangrado rectal, pudiendo también mostrar signos de deshidratación y sed incontenibles.

Estados de malnutrición.

 

Chica que padece bulimia nerviosa

 

A nivel psicológico se observa:

Alteraciones o altibajos en el estado de ánimo,  llegando a estado de depresión que en algunos casos puede llevar al consumo de alcohol y estimulantes. También pueden aparecer autolesiones y/o tentativas de suicidio.

Algunas personas intentarán evitar mostrar su malestar emocional, mostrándose como persona muy sociable y activa, pero en realidad con dificultad en vincularse emocionalmente con otras personas.

Baja autoestima que intentará revertir preocupándose en exceso hacia su cuerpo por miedo a ser rechazada o criticada por otros.

Se evalúa en función de su aspecto físico, provocando continuas comparaciones con otras personas o siguiendo a personas influyentes en redes sociales, intentando tener una referencia externa que le ayude a generar cierta seguridad en sí misma puesto que se sienten con pocas capacidades o una visión negativa y crítica de su personalidad.

En especial suelen sentir dificultad en aceptar y gestionar sus emociones, predominando un elevado malestar y rechazo a sí mismas/os, que se observa con comentarios de elevada auto exigencia y autocrítica.

Habitualmente las personas que presentan bulimia acuden a pedir consulta después de varios años de evolución porque suelen ocultar y minimizar los síntomas, porque consideran que pueden controlarlo, les da vergüenza reconocerlo a sí mismas/os  y/o su entorno familiar-social más cercano.

Para evitar la cronicidad de la bulimia, o problemas físicos o comorbilidades con otros trastornos mentales se recomienda poder evaluar y tratar lo antes posible si hay sospecha  alguno de los síntomas.

La AED (Academy Eating Disorders) recomienda  que los tratamientos en los trastornos alimentarios (TCA) sean realizados por  equipo  multidisciplinares especialistas en TCA para poder atender todas áreas implicadas, es decir, a nivel psicológico, médico- nutricional y psiquiátrico.

La Clínica CTA es un centro multidisciplinar especialista en TCA  con 20 años de experiencia, que ofrece tratamientos personalizados y diferentes ayudas y subvenciones. La Clínica CTA ofrece una visita informativa gratuita para aquellas personas o familias que desean asesorarse sobre los trastornos alimentarios y los diferentes tratamientos y recursos que pueden ayudarles.

 

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.