Consejos para manejar el estrés

La sociedad actual se caracteriza por la instantaneidad y la rapidez. Te exigen que realices las tareas en un tiempo determinado, debes cumplir con varias responsabilidades paralelamente… ¿parece imposible verdad? No obstante, al final acabas consiguiéndolo. Eres un/a prisionero/a de la tiranía de los debos y eres tu el/ la que paga el desgaste diario. Veo que te sientes lo suficientemente identificado/a como para preocuparte y tomar las riendas. Aún estás a tiempo, nunca es tarde para recuperar tu bienestar y desechar el estrés que te consume. Allá vamos.

¿Qué es el estrés?

Es el proceso que se pone en marcha cuando percibes una situación o un acontecimiento como amenazante o desbordante a tus recursos. Cabe destacar que es una reacción natural de nuestro organismo cuya finalidad es la adaptación de tu organismo a las demandas del entorno. No obstante, puede convertirse en patológico cuando se prolonga en el tiempo.

Quizás te interese saber más sobre el estrés, nuestro gran enemigo

¿Cuáles son los principales síntomas?

A nivel físico:
  • dolor de cabeza
  • tensión muscular
  • problemas digestivos
  • cansancio físico
  • problemas dermatológicos
A nivel psicológico:
  • aumento ansiedad
  • alteraciones del estado de ánimo
  • problemas de concentración
  • fatiga
  •  embotamiento mental
  • dificultad toma decisiones
  • falta de interés

 

A nivel conductual:
  • alteraciones conducta alimentaria
  • aumento ingesta alcohol o tabaco
  • onicofagia (comerse las uñas)
  • bruxismo(rechinar dientes)
  •  tics nerviosos
  • insomnio/ hipersomnia
  • procrastinación tareas

¿Cómo podrías regular el estrés?

  1. Averigua qué situación te está estresando:  conociendo el foco del problema,podrás prepararte y buscar alternativas.
  2. Establece prioridades: decide qué tareas son prioritarias.
  3. Valora el nivel de exigencia que te exiges: ser menos exigente te permite flexibilizar los plazos de tiempo. Es importante que asumas tus responsabilidades tranquilamente. Si tus metas son realistas te sentirás orgulloso/a de tus esfuerzos.
  4. Focalízate en el presente: no pienses en el futuro continuamente. El desgaste acabará ganando la batalla.
  5. Delega responsabilidades: comparte las tareas con los miembros de tu familia. Delegar la carga hace que todo sea más llevadero.
  6. Dedícate tiempo: deja de lado el trabajo, estudio, tareas domésticas por un momento. Dedica ese tiempo a tus hobbies. No vivas para trabajar, tenemos que disfrutar de lo que hacemos y de los pequeños momentos que nos brinda la vida.
  7. Mantén hábitos saludables: come equilibrado, duerme bien, piensa en ti y disfruta de tus seres queridos.
  8. Sustituye tus pensamientos negativos por otros alternativos: pensando de una manera más adaptativa dejarás las emociones negativas a un lado. Para ello, debes ser consciente de tus pensamientos y de las consecuencias que éstos tienen en ti.

 

“El estrés es causado por estar aquí y querer estar ahí.” Eckhart Tolle

Andrea Martínez Pellicer

Colaboradora del Centro de Psicología de Psicología
Calma al Mar, en Valencia

 

 

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.