Delirium

 

“No existo, en realidad estoy muerto, nada existe”

 

El síndrome de Cotard, también conocido como delirio Nihilista, consiste en la firme creencia de estar muerto, la no existencia de uno mismo. Esta negación de la existencia, es el punto más extremo al que llega una persona que sufre este tipo de delirio. Por el contrario, en casos más leves el sujeto niega tener algún órgano como por ejemplo, el cerebro. Esta creencia llega a ser tan firme que en algunos casos el paciente dice percibir el olor de su carne en estado de putrefacción.

Pero el delirio Nihillista es sólo uno más de una curiosa lista que quiero compartir contigo hoy.

Otro de los más famosos es el síndrome de Capgras o ilusión de Sosías, en la cual el paciente cree que sus familiares han sido reemplazados por un impostor. Esta ilusión provoca que el paciente, sea incapaz de identificar a algún familiar, creyendo que ha sido de alguna forma reemplazado por un ser idéntico a él, pero en forma de impostor.

Siguiendo la línea del síndrome de Capgras, está la erotomanía o síndrome de Clérambault. Quien sufre este síndrome, está completamente convencido de que tiene una relación amorosa con un famoso o alguien importante para la sociedad. Normalmente, comienza simplemente acechando a la persona en cuestión, haciéndose fanática de ella. Sigue con la creencia de que mantienen algún tipo de relación sentimental, normalmente en secreto, y de no ser capaz de conseguir el amor de la otra persona, termina en resentimiento.

Y si seguimos en la línea de los delirios que implican de alguna forma al amor, nos encontraremos con el que quizás es uno de los más conocidos: la. Esta folie a deux o locura de dos, surge cuando dos personas cuya relación es muy cercana y estrecha, sufren un mismo brote psicótico retroalimentando una misma creencia delirante. Normalmente, estas dos personas sufren un nivel de aislamiento social bastante extremo, lo cual las lleva a creer firmemente en una misma causa compartida y delirante.

La mente humana está llena de misterios, y estos son tan sólo cuatro ejemplos de los delirios e ilusiones más conocidos, ya sea por la implicación mediática que han tenido algunos de sus casos o por el eco que ha hecho el cine con algunas de sus películas.

Y es que a veces…la propia realidad supera la ficción.

Rebeca Calvo Barros

Psicóloga colaboradora del centro de Psicología Calma al Mar, Valencia.

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Comment to Delirium

  1. Laura dice:

    ¿Por curiosidad, sabrías decirme cual es el más frecuente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.