¿Demencia por infarto?

Todos tendréis una idea general de lo que es la demencia. Esta afección se caracteriza según el DSM por un déficit cognoscitivo que provoca un deterioro sobre todo en la memoria.

La demencia más común es la demencia senil y la demencia tipo Alzheimer . La demencia senil viene dada a causa del paso de los años y es muy habitual que en casi todas las familias algún miembro de ella tenga una demencia. Pero no todas las causas de la demencia son tan conocidas.

La que puede ser menos conocida es la demencia vascular.

Características de la enfermedad

Este tipo de demencia se caracteriza, al igual que todas las demencias, por un deterioro en la memoria, afasias (alteraciones en el lenguaje), apraxias (deterioro en la capacidad motora), agnosias (fallo en el reconocimiento e identificación de los objetos) y una alteración de la actividad constructiva, como la organización o la abstracción entre otras.

Como su propio nombre indica, la aparición de esta demencia suele aparecer por accidentes cardiovasculares, sobre todo infartos, tanto coronarios como cerebrales.

La gente que la padece, puede cursarla con ideas delirantes, cuando a mayores de los síntomas típicos de la demencia, el paciente la cursa con delirios.

Del mismo modo, es común que se presenten estados de ánimo depresivos e incluso tiene una comorbilidad alta con otros trastornos del comportamiento, como trastornos de la conducta del sueño REM.

Cultura, edad, sexo y prevalencia

Es preciso tener en cuenta la cultura y el nivel educativo del paciente que se evalúa, ya que algunos de los pacientes no están familiarizados con la información que se utiliza en algunas pruebas de conocimiento general, memoria y orientación.

Cabe destacar que la prevalencia del trastorno suele variar significativamente entre distintos grupos culturales.

Normalmente la edad de inicio de la demencia depende de las causas, ya que, aunque es poco frecuente, también puede presentarse en niños. La edad de inicio suele ser de los 85 años en adelante, su comienzo suele ser típicamente más precoz que el Alzheimer y suele darse más en hombres que en mujeres.

Curso

El inicio de la demencia vascular es típicamente brusco y lo sigue un curso fluctuante por etapas, que se caracteriza por rápidos cambios en la actividad de quien lo padece.

Pero a veces el curso es tan variable que puede darse un inicio rápido y un deterioro gradual, por lo que comúnmente decimos que el deterioro que causa suele ser irregular, ya que depende de las regiones del cerebro que están más dañadas.

Sin embargo, un tratamiento precoz, por ejemplo, de hipertensión o de una enfermedad vascular, puede prevenir tanto su aparición como su progresión.

Llevar una vida con ejercicio y una dieta saludable no sólo previene un infarto, sino todo lo que pueda venir a partir de él.

 

Colaborador del Centro de Psicología “Psicología
Calma al Mar”, en Valencia

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.