Depresión: innovación en diagnóstico

En primer lugar, antes de adentrarnos en este maravilloso tema, conviene destacar lo que significa tener depresión.

¿Sabes qué es la depresión?

Se trata de un trastorno del estado de ánimo que hace que te sientas triste, desganado/a, experimentas un malestar interior y dificulta tu interacción con el entorno. Además, impide que continúes  con tu vida cotidiana durante un tiempo prolongado. Entre los síntomas que sentirías se encuentran:

  • estado anímico altamente irritable
  • desmotivación para llevar a cabo las actividades habituales
  • insomnio/hipersomnia
  • cansancio
  • pensamientos autodestructivos y de culpa…

¿Por qué deberías considerar la depresión como un problema actual?

Hay estimaciones que relatan que al menos un 12% de la población adulta ha presentado o presentará en el futuro un episodio depresivo de importancia clínica suficiente como para necesitar un tratamiento. Es cierto que han habido muchos avances en este campo pero sigue dejando perplejos a los clínicos. No existe evidencia de que la frecuencia de la depresión haya disminuído, lo cuál hace saltar las alarmas.

Por otro lado, en la sanidad pública, en muchas ocasiones los médicos de familia deben hacer frente a los primeros síntomas de la depresión. En varias ocasiones les lleva a confusión dada la variedad de tipologías y la dificultad diagnóstico de la misma.

¿Qué hacer con este problema de gran relevancia?

Tal y como lo hemos relatado previamente, dada la prevalencia y la dificultad de tratamiento conviene que prestes atención a lo que te doy a narrar.

Actualmente, investigadores de Galicia han trabajado sobre ello y abren paso a una importante innovación en el campo del diagnóstico de la depresión. El trabajo fue realizado por parte del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur y la Universidad de Vigo, dirigido por Carlos Spuch.

¿Cuál es el objetivo de este trabajo?

Buscar un mecanismo objetivo que ayude a llegar a un diagnóstico certero que guíe un tratamiento eficaz. Tras décadas de trabajo disponen de un test que detecta la depresión en sangre. Asimismo, identifica la depresión que suele anteceder al Alzheimer. Lo cuál sería un buen indicador de esta enfermedad neurológica. Estos profesionales acaban de presentar la patente al Ministerio de Cultura de Industria. Por otro lado, están preparando un artículo científico con los resultados  para que tú te adentres en este maravilloso tema y puedas ver los beneficios y limitaciones de dicho estudio.

 

¿Cómo llevaron a cabo el estudio?

Como bien sabes, los pacientes con Alzheimer suelen tener uan depresión sin razón clara que la provoque 10 años antes de dicha enfermedad.

Estos fueron los pasos que siguieron los profesionales:

  1. Encontrar alteraciones moleculares que pudieran servir de biomarcadores.  ¿Qué es un biomarcador? Es un elemento que permite evaluar la respuesta o tolerancia a un tratamiento. Mediante la medición de un biomarcador, puedes determinar si los medicamentos o la intervención terapéutica se han relevado eficaces.
     Carlos Spuch y Eva Correa llevaron a cabo un estudio en el Hospital 12 de Octubre de Madrid en torno al receptor LRP2. Se encontró una correlación con un fragmento de ese receptor, un potencial biomarcador del Alzheimer. Los pacientes tenían un depresión severa sin causa aparente. Tenían entre 45-55 años y sin antecendentes personales o familiares.
  2. Carlos Spuch amplió el estudio, centrándose en un abanico de edad más amplio. Encontró alteraciones en el receptor LRP1.Concluyeron que analizando la cantidad y su relación se podía diagnosticar la depresión.
  3. Más adelante, en la tesis doctoral de María Blanco, se llevó a cabo el desarrollo de biosensores para la detección en muestra de sangre. Este test es capaz de detectar las alteraciones identificadas por los investigadores en 11 moléculas (depresión predemencial inclusive).

 

Es necesario que sea validado con una muestra más grande y homogénea de pacientes. No obstante, abre una puerta hacia un diagnóstico más eficaz. Además, permite una mayor  prevención del Alzheimer y un mayor conocimiento de las tipologías de la depresión. En definitiva, mayor salud para tí y para los tuyos.

Ya lo dijo François Rabelais, “sin bienestar la vida no es vida, sólo un estado de languidez y sufrimiento“.

 

Andrea Martínez Pellicer

 

Colaboradora del Centro de Psicología de Psicología
Calma al Mar, en Valencia.

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.