Depresión, ¿un nuevo modo de abordarla?

Tal vez no sepas que uno de los trastornos más comunes de nuestro tiempo es lo que se denomina coloquialmente depresión.

La medicación forma parte, casi diariamente, de tu vida, y es obvio que si padeces esta situación disfuncional para tu vida, optes por una solución rápida y fácil.

Te resultará raro no conocer a nadie que haya padecido este trastorno, y sería lógico que pensases que lo ha solucionado con medicación. Pero, ¿cómo reaccionarías si supieras que los síntomas son la “causa” de la depresión y que no es la depresión la que causa tus síntomas?

Habrá ciertos sucesos que te causen sufrimiento, pero según la psicología cognitiva, es la interpretación de esos sucesos lo que te causa el sufrimiento, y no el suceso en sí, por lo que para solucionar de raíz el problema no habría que intervenir en tus síntomas.

Desde hace años, se asumió que un tratamiento combinado de técnicas conductuales y cognitivas, junto con la medicación antidepresiva, resultaba ser lo mejor ante una depresión. Sin embargo, desde hace relativamente poco, se introdujo una nueva ola de terapias que nada tienen que ver con las anteriores, excepto las raíces que comparten.

Así nace la Terapia de Activación Conductual para la depresión.

La Activación Conductual (AC), mantiene que las situaciones son las que explican el trastorno y por lo tanto la terapia debe ir dirigida a ellas. Esta terapia da importancia a dos cosas:

  • A las condiciones que acarrean la conducta.
  • Y a cuáles son las consecuencias que tienen esta conducta en la persona.

Las conductas que tienes como persona deprimida suelen ser conductas de evitación, sobre todo en ámbitos importantes de tu vida. Así dejas de lado las rutinas de tu día a día.

Te parecerá que entras en un bucle del que no puedes salir, sufrirás pensamientos rumiativos, dejarás de lado a tus amigos, te encerrarás en casa y te aislarás, pero, que tu rompas con tus rutinas no es culpa tuya, ni es tu voluntad tener depresión, actúas de manera natural a lo que estás sintiendo, sin embargo, ¿es lo mejor que puedes hacer?

Un punto clave de esta terapia es el reforzamiento, y es que, aunque no te des de cuenta, tus conductas depresivas están reforzando tu depresión, es decir, la conducta que realizas porque estás deprimido, está ayudando a que tu depresión persista.

No obstante este tipo de terapia trata de reorientarte hacia la vida que antes tenías. Trata de “activarte conductualmente” en la medida de lo posible para evitar esas conductas que refuerzan la persistencia de tu estado depresivo.

Esta terapia no trata de aumentar actividades aleatoriamente para distraerte, sino aumentar las actividades que para ti son relevantes para reforzar la conducta NO-depresiva, por lo que es crucial un análisis funcional de tu conducta con el que, a partir de ahí, procures no reforzar la conducta depresiva por los actos que puedas realizar bajo la influencia del trastorno.

Esta terapia tiene unas características básicas:

  • Es una alternativa a la medicación posiblemente más eficaz que ésta.
  • Proporciona un argumento indiscutible sobre el porqué hay que buscar otros métodos ajenos a la medicación.
  • Dentro de la psicología es un tratamiento rápido.
  • Y ayuda a potenciar actividades que refuercen el que no estés deprimido.

Esta terapia no suele llevar más de 15 sesiones, que empezarían con sesiones de una hora y que se podrá reducir con el tiempo a sesiones de hasta 15 minutos.

En esta sociedad farmacológica, a veces vale la pena tener presentes otras opciones.

 

Guillermo Cao Gudín. Colaborador del centro de psicología: Psicología Calma al Mar, en Valencia

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Comment to Depresión, ¿un nuevo modo de abordarla?

  1. Elisa dice:

    Un tema interesante para que la gente conozca las alternativas terapeuticas de tratamiento de la depresion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.