Dormir ¿un placer o una obligación?


Actualmente nuestro ritmo de vida provoca que muchos de los hábitos saludables para nuestro organismo se acaben convirtiendo en una tarea más que debemos cumplir. Probablemente te encuentres que en tu horario diario, a las dos tengas que comer, sin pensar si tienes hambre; dormir a las diez…Esto hace que muchas veces no sepamos si cuando te vas a dormir es por placer o por obligación.

 

¿Cuántas veces restaste horas del sueño para terminar otras actividades? Bien, seguramente sepas de lo que te hablo. De las muchas veces que nos vamos a dormir una o dos horas más tarde para dejar el trabajo de la oficina listo, la ropa de los niños planchada o la comida lista para el día siguiente. ¿Esto significa que estas actividades son más importantes que dormir? Pues no, y aquí encaja el artículo de hoy. En los siguientes párrafos encontrarás la importancia de no priorizar otras actividades frente al sueño.

 

LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO

Probablemente ya sepas que dormir nos ayuda a estar más activos y alerta al día siguiente pero tiene muchos más efectos positivos. Por ejemplo, sobre nuestra memoria. Si nos referimos a retención de memoria, hoy sabemos que es mucho mejor después de una noche de sueño que después de un intervalo similar en alerta. Pero, ¿Por qué es así? ¿Qué funciones desempeña el sueño en nuestro organismo?

El sueño forma parte del ritmo sueño-vigilia, clasificado como un ritmo circadiano ya que suele ocurrir cada 20-28 horas. Para su estudio se emplea el registro de la actividad cerebral (EEG), de la actividad muscular de la cara (EMG) y los movimientos oculares (EOG).

A nivel general podemos destacar que el sueño es un estado cerebral organizado en diferentes estadios. Los estadios del 1 al 4 forman el sueño de ondas lentas o sueño no paradójico. El estadio 4 es el más profundo y constituye la fase del sueño más reparadora (donde el cerebro se encuentra menos activo siendo por ello muy difícil despertarnos). Tras estas fases tiene lugar el sueño REM o MOR (Movimiento Ocular Rápido) en el que las medidas fisiológicas cambian con respecto a las etapas previas ya que el cerebro se encuentra mucho más activo.

 

EFECTOS PERJUDICIALES DE NO DORMIR

-FUNCIONES COGNITIVAS AFECTADAS:

  • Muchas de tus habilidades se verán afectadas por ejemplo, la capacidad de autocrítica o autovigilancia descenderá, así como lo hará tu flexibilidad cognitiva. En cuanto a tu tiempo de reacción, este aumentará ya que tardarás más en responder.
  • La memoria disminuye.
  • La atención también se verá afectada ya que no estará al 100%. Aunque comencemos una tarea de manera correcta se irá deteriorando a medida que avance el tiempo. De manera que los errores que cometemos aumentarán.
  • Por lo general se producirá un enlentecimiento cognitivo. Encontrándose afectado el proceso de aprendizaje.

-REPERCUSIÓN EN OTROS ÁMBITOS:

  • Tu estado de ánimo cambiará: estará presente la irritabilidad, el enfado…
  • Mayor tendencia de respuestas repetitivas e impulsivas
  • Somnolencia diurna.
  • Cansancio excesivo.

 

Aunque estos síntomas te puedan parecer frecuentes ya que es común pasar una noche sin dormir debes tener en cuenta que si esto se extiende en el tiempo los efectos perjudiciales en tu organismo aumentarán y será necesario buscar ayuda profesional.

En investigaciones la privación del sueño ha servido para estudiar y demostrar la importancia del mismo en nuestra salud.

 

RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LOS HÁBITOS DE SUEÑO 

  • Mantén un horario regular: intenta acostarte y despertarte a la misma hora todos los días.
  • Evita acostarte muy activado: evita hacer actividades muy estimulantes (usar el teléfono móvil, televisión, videojuegos…). Así como el consumo de bebidas o comidas que nos activen, por ejemplo cafeína o alcohol, al menos unas 4 horas antes de dormir.
  • Evita situaciones de estrés, ansiedad, enfado…antes de acostarte. Tampoco debes realizar trabajo importante minutos antes de dormir. Así intentaremos no pensar en ello al intentar dormir.
  • No utilices la cama para otras actividades como estudiar, trabajar, comer…
  • Mejora las condiciones ambientales de tu habitación: cama cómoda, habitación con poca iluminación y poco ruido.
  • Además, recuerda que para dormir de noche las siestas no deben ser muy largas.

 

Yésica Seijo

Psicóloga

Colaboradora del Centro de Psicología Calma al Mar, en Valencia

 

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.