El efecto Pigmalión en las relaciones interpersonales

 

El ser humano vive y prospera gracias a las expectativas, pero al mismo tiempo está influenciado por ellas. Porque si el estímulo es positivo el resultado será positivo, pero si el estímulo es negativo el resultado será también negativo. ¿Alguna vez has tratado a alguien en función de lo que te han contado previamente sobre el/ella? ¿Has sufrido las consecuencias de las expectativas de tu familia, amigos, trabajo etc.? Esto es lo que se conoce como el efecto Pigmalión.

¿Qué es?

El efecto Pigmalión afirma que la expectativa de un suceso tiende a facilitar su cumplimiento y funciona según el principio de la profecía auto cumplida y ocurre en todos los ámbitos de relaciones humanas (economía, medicina, psicología y sociología, entre otros).

Según este efecto, con las personas sobre las cuales tienes más expectativas, tenderás a dar más estímulos, mayores oportunidades y mayor dedicación. Por consiguiente, al ser tratadas de manera diferente, estas personas proporcionarán los resultados esperados, confirmando así tus expectativas.

Factores

  • Clima: se crea un ambiente más cercano donde se dan refuerzos positivos a las personas sobre las que hay expectativas.
  • Input: se ofrece mayor dedicación, más estímulos, más confianza.
  • Oportunidad de respuesta: más posibilidades de ser atendidos.
  • Feedback: a mayor estímulo, mayor feedback positivo.

El poder del entorno

El entorno en el que te mueves (familia, amigos, el trabajo, los grupos sociales… etc.) condiciona e influencia tu comportamiento. Eres lo que se espera de ti y lo eres en la medida en la que se cree que eres capaz de serlo. Este trabalenguas no es baladí, puesto que te puedes estar pasando la vida haciendo o dejando de hacer según lo que se espera de ti, por lo que es muy probable de que en el proceso pierdas tu esencia y lo que tu quieres hacer.

El efecto Pigmalión tiene sus raíces en la dependencia del ser humano que se refleja en el hecho de que la primera información sobre quién eres y cómo eres la recibes de las personas del exterior. A través de ellas empezaste a conocerte. De esta dependencia nacieron las expectativas y los deseos de cumplirlas.

Si han sido afirmaciones positivas, ello ha desarrollado autoestima, autoconfianza, pero si han sido negativas han provocado lo contrario.

Si te han considerado una persona capacitada, te habrán dado los estímulos que han hecho que llegues a ser una persona capacitada. Pero, si por el contrario, te han menospreciado, esas expectativas negativas han provocado que no avances y que te menosprecies a ti mismo.

Efecto Pigmalión en las relaciones interpersonales

El efecto Pigmalión se da tanto en sentido positivo como en sentido negativo. En negativo tiene sus raices en la complacencia, la falta de confianza y la sumisión, por ello crea relaciones tóxicas.

En cambio, las expectativas positivas están basadas en la confianza, la cooperación y el reconocimiento.

Aprovecha el efecto Pigmalión en positivo porque forja relaciones autenticas. Una mirada cálida, una palmada en el hombro, un “intentalo otra vez”, un “bien hecho” son símbolos de reconocimiento y confianza que predispone a la persona a crecer y a que siga mejorando.

Todas las personas necesitamos el reconocimiento. A la hora de relacionarnos con la otra persona, ya sea entre iguales, con personas que tienen autoridad o personas con las que tenemos ascendencia la presión innecesaria, la humillación o el acoso moral crean relaciones tóxicas que nos dan el resultado de aquello que tememos.  Es mucho más inteligente la aproximación a través del reconocimiento y la confianza.

Recuerda, todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar a los árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil (Albert Einstein).

En la relación con el otro se trata de cuidar. Se trata de respetar. Se trata de dar alas.

 

 

Minodora Anusca

Mediadora familiar

Colaboradora con el Centro de Psicología Calma al Mar, Valencia

 

Referencias:

Rosenthal R, Jacobson L. Pygmalion in the classroom. New York: Holt, Rinehart & Winston; 1968.

 

Derechos de imagen:

<a href=»https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/negocios»>Foto de Negocios creado por katemangostar – www.freepik.es</a>

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.