El maltrato infantil. Algo real

 


Hoy en día lo niños están muy protegidos por la ley, pero aún así, sigue habiendo casos de maltrato infantil que no pasan desapercibidos. Y es que cuando el peligro está en el hogar, algo se rompe en la vida de los pequeños.

El maltrato pone en grave riesgo el desarrollo personal del niño, ya que es en sus primeros años de vida (hasta los 6, aproximadamente) donde se produce el mayor desarrollo tanto neuropsicológico, neurobiológico como físico. La interferencia de este gran crecimiento en todos los niveles va a acarrear unas consecuencias devastadoras para el posterior desarrollo del pequeño. Es así, por lo que proteger tal vulnerabilidad en estas edades tan cortas, es fundamental para el óptimo desarrollo de sus vidas.

Los malos tratos infantiles no sólo son físicos, sino que también pueden ser psicológicos y emocionales, y derivan en secuelas tan graves como el maltrato físico. Teniendo esto en cuenta, hoy os traigo una clasificación de los tipos de maltrato que existen en la actualidad a nivel global, y los cuales cuentan con una serie de indicadores para su detección.

  • Maltrato físico: este tipo está compuesto por comportamientos que implican daño físico o enfermedad en el niño, que puedan llevar a que esté en una situación de riesgo para que se cumplan sus necesidades básicas y la existencia de una vulnerabilidad de sus derechos. Los indicadores básicos para saber si estamos ante un caso de esta magnitud serían tanto físicos como comportamentales, estos últimos también se encontrarán observables en el cuidador maltratador de un modo diferente.
  • Indicadores físicos en el niño: moratones, quemaduras, torceduras, dislocaciones, cortes o lesiones internas.
  • Indicadores comportamentales en el niño: miedo de ir a casa, llora cuando acaban las clases en la escuela y tiene que irse, agresividad o rechazo, entre otros.
  • Indicadores comportamentales en el cuidador: falta de preocupación por el niño, la no existencia de una explicación acerca de las lesiones del niño, entre otros.
  • Maltrato psicológico: se compone de agresiones verbales en forma de insulto, desprecio, amenaza de ser abandonado y hostilidad. Los distintos tipos son los siguientes:
  • Rechazo: suponen un abandono del menor.
  • Aterrorizar: amenazas al niño por parte del cuidador mediante el castigo, así se el niño acabará teniendo un miedo intenso.
  • Aislamiento: no permitir que el niño forme sus relaciones interpersonales con otras personas.
  • Violencia doméstica crónica: existen violencia física o psicológica entre los padres y delante del niño.
  • Indicadores: depresión, trastornos conductuales, conductas delictivas, dificultades en alguna área del desarrollo, inestabilidad emocional, entre otros.
  • Negligencia física: es un tipo de maltrato pasivo, en comparación con los anteriores, que son activos. Aquí se observa una constante falta de atención a las necesidades más primarias del niño.
  • Indicadores: cansancio, apatía, retraso en el desarrollo, diarreas, infecciones, alimentación y horarios fuera de lo habitual, problemas en el aprendizaje escolar.
  • Negligencia psicológica: también es un tipo de maltrato pasivo. Se refleja en la ausencia de interacción entre el cuidador y su hijo, y por lo tanto, en la ausencia de una respuesta a las conductas de proximidad del niño a sus cuidadores. Existen 3 tipos:
  • Ignorar: no hay una respuesta a las demandas del pequeño.
  • Rechazo de atención psicológica: el cuidador se niega a que el niño reciba el cuidado psicológico que necesita.
  • Retraso en la atención psicológica: el cuidador tarda en poner a disposición del hijo la atención psicológica que necesita.
  • Abuso sexual: para que esto se dé es necesario que haya habido contacto sexual entre un adulto y un menor. Se encuentran varios tipos en función de dos características:
  • En función de la relación víctima-agresor: incesto (el delito sexual o físico es perpetrado por un familiar), o violación (el contacto sexual es físico y perpetrado por el adulto).
  • En función del tipo de contacto sexual: presencia de contacto físico o ausencia de contacto físico.
  • Indicadores físicos en el niño: dificultad para andar, quejas de que hay dolor en la zona genital, embarazo, infecciones urinarias que se repiten, entre otros.
  • Indicadores comportamentales en el niño: existencia de conocimientos sexuales inadecuados para su edad, trastornos de alimentación y del sueño, problemas de conducta, entre otros.
  • Otras clasificaciones: la explotación laboral, la corrupción, el maltrato prenatal, o el abandono.

Como podéis ver, son varios los tipos de malos tratos que hay, todos ellos con un efecto totalmente devastador y destructivo en la vida de los niños y todo su desarrollo personal. Sé que hago mucho incapié en las consecuencias que esto tiene en los niños, pero es que cualquiera de los que estáis leyendo esto os podéis dar cuenta de que la infancia es la base de todo cuanto se haga en la adultez, es la piedra angular de su futura vida, y si eso no se cuida y se protege como es debido, el niño o niña va a sufrir más de lo que os podéis imaginar. Es sufrimiento va a marcar todo su desarrollo posterior y sus relaciones sociales, dejando secuelas que en muchos casos son irreversibles.

En todo esto, es esencial la prevención tanto primaria como secundaria y terciaria, ya que a partir de esto se podrá intervenir de la manera más adecuada posible, e intentando minimizar al máximo los daños ocurridos o que se encuentran en riesgo de producirse. En este ámbito es muy importante que, si nos encontramos ante un caso de maltrato infantil, lo notifiquemos, demos parte a las autoridades competentes sobre los sucesos, aunque se una leve sospecha. Podemos acudir a los servicios sociales, a los servicios especializados de protección de menores, a los cuerpos de seguridad del estado, e incluso, a un juez pertinente.

Para terminar, me gustaría destacar algo. La sociedad actual tiene acceso a muchísima información, lo que indirectamente nos está dando un poder que debemos aprender a usar. Es muy importante que todos los que seáis padres eduquéis a vuestros hijos de la mayor manera posible, acudiendo a sus demandas e inculcándole unos valores que asienten los pilares de sus pequeñas vidas, y que, si estáis en apuro o necesitáis ayuda, os informéis y aprendáis. Hoy en día es sorprendente la cantidad de medios que hay para apoyar a padres primerizos y no tan primerizos, y sin embargo, nos encontremos ante una gran falta de aprovechamiento de estos. Aprovechad cada gramo de conocimiento acerca de cómo educar a vuestros hijos de una manera óptima, porque la educación es la llave hacia una vida plena y satisfactoria.

Espero que os haya gustado, lectores, y sobre todo, que haya concienciado un poquito sobre el grave problema que aún a día de hoy sigue siendo una amenaza muchos hogares.

¡Espero vuestros comentarios y preguntas!


Andrea Otero

Colaboradora del Centro de Psicología Calma al Mar, en Valencia


 

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Comment to El maltrato infantil. Algo real

  1. Ruth dice:

    Mi hermana pequeña fue abusada sexualmente por un amigo de la familia cuando ella tenía 5 años. Que sepamos pasó solo una vez. Fueron tocamientos por encima de la ropa
    Ella tiene ahora 16. Me gustaría saber si alguien ha estado en esta situación si le quedan algún tipo de problemas psicológicos. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.