El videojuego: el secuestrador emocional de tu hij@

La historia de este niño es muy triste. Terrible. Desgarradora.

«Un día unos padres reciben una llamada… “tu hijo ha sido secuestrado”. Este secuestrador había operado con sutileza y nadie se había percatado de la desaparición del niño, ni siquiera los padres.

De inmediato comenzó a describir la técnica de tortura a la que sometía al niño: tengo a su hijo sentado todo el día en una silla, aislado de otras personas, no le dejo descansar, apenas le dejo comer y ver la luz del sol. Le provoco a que grite, insulte y tire objetos. Se ha vuelto agresivo e incontrolable. Está empeorando cada vez. Mi plan es mantenerlo aquí el mayor tiempo posible para incapacitarlo a vivir en la realidad.

Desesperados e impotentes los padres imploraron: ¿dinos dónde está y qué quieres que hagamos para que nos devuelvas a nuestro hijo?

Antes de decir dónde está, para recuperar a vuestro hijo tenéis que cumplir escrupulosamente con lo siguiente: pasar tiempo de calidad con él, prestar atención a sus necesidades emocionales, a sus reacciones, a sus dificultades, escucharlo de forma proactiva y aseguraros de desarrollar y fortalecer su salud emocional… de lo contrario volveré a llevarme a vuestro hijo lejos de vosotros.  Vuestro hijo está en su habitación, conectado emocionalmente con un mundo virtual a través del cual intenta escapar, desahogar y distraerse de todas las cosas de su realidad que le provocan dolor, cosas que no comprende y que no puede afrontar.

Cada palabra penetraba en el corazón de los padres. Habían comprendido las consecuencias de descuidar las necesidades emocionales de su hijo.”

Este niño/a puede ser tu hijo/a. La adicción a los videojuegos no es broma. Así como tampoco lo es la salud emocional de tu hijo. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud ha calificado la adicción al videojuego como trastorno psicológico, que afecta a más del 50 % de los niños y adolescentes y se puede detectar cuando se observa:

  • una falta de control sobre los hábitos de juego,
  • se prioriza los videojuegos por encima de otros intereses y actividades,
  • se continúa jugando a pesar de sus consecuencias negativas.

Lo se, es más cómodo o rápido dejarle con el ordenador cuando estás ocupado/a o porque así dejará de portarse mal, pero está solución solo empeora las cosas a largo plazo (Echeburúa y De Corral, 2010).

Si es importante proteger a tu hijo de los peligros evidentes, cuánto más lo es protegerlo de las cosas sutiles que son igual o más peligrosas y se cuelan causando muchísimo daño a nivel psicológico, académico, social y en la convivencia familiar (Griffiths y Beranuy, 2009; Vallejos y Capa, 2010).

Aquí está la realidad: es imposible «proteger»  a tu hijo/a del mundo digital y de sus peligros. Lo qué sí puedes hacer es eliminar la(s) causa(s) que pueda(n) llevarle a refugiarse en el mundo virtual (Griffiths y Beranuy, 2009).

Ello lo descubres contestando a la pregunta ¿qué necesita en el fondo? En el mundo virtual se busca algo que en la realidad uno no tiene, porque allí se puede crear todo lo que se quiere y no se puede conseguir. Pero solo se recibe una sensación de que se consigue que es lo que crea la adicción.

No permitas que el videojuego «secuestre» a tu hijo/a. Es fundamental aprender a detectar la adicción a los videojuegos antes de que sea incontrolable. Para ello, tienes que crear una relación auténtica, abierta y emocionalmente sana con tu hijo/a de forma que las experiencias negativas que tenga puedan encontrar salida y no tenga necesidad de huir de ellas.

¿Estás dispuesto/a a hacer esto por tu hijo/a?

 

Minodora Anusca

Mediadora Familar

Colaboradora del Centro de Psicología Calma al Mar, Valencia

Referencias:

Echeburúa, E., & De Corral, P. (2010). Adicción a las nuevas tecnologías ya las redes sociales en jóvenes: un nuevo reto. Adicciones22(2), 91-96.

Vallejos, M., y Capa, W. (2010). Video juegos: adicción y factores predictores. Avances en Psicología18(1), 103-110.

Griffiths, M. D., y Beranuy, M. (2009). Adicción a los videojuegos: una breve revisión psicológica. Revista de psicoterapia73, 33-49.

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One Comment to El videojuego: el secuestrador emocional de tu hij@

  1. DenKa dice:

    Hola nuevamente,
    Sigo tus artículos con gran interés y cierta incógnita, cada tema envuelve una problemática que abordas exitosamente. Y este artículo es magnífico, la manera en la que has comparado el secuestro con la falta de atención por parte de los padres o la ligereza con la que dejamos que los niños hagan lo que quieran con tal de estar quietos es asombrosa!
    Este símil penetra en la conciencia de un padre o una madre, ya que al mencionar ‘secuestro’ e ‘hij@‘ apela al rescate, al auxilio de ese ser frágil, bello, irreplazable que es la herencia humana de un@ hij@.

    Gracias por tu aportación, urge que haya voces tan claras que hagan estremecer al más pasivo ser, para realmente concienciarse de lo que hacemos o dejamos de hacer referente al tema de los videojuegos, sutil secuestro donde los haya…

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.