¿Es posible desconectar después del trabajo?

¿No consigues desconectar cuando estas fuera del trabajo?¿Te sientes presionado para terminar un proyecto, o contestar ese correo electrónico desde casa, para tenerlo todo más fácil al día siguiente? ¿Continúas conectado a tu actividad laboral cuando estas en tu tiempo libre?

Esto es algo que daña tanto a tu productividad como a tu salud, así es que deberías de aprender a desconectar y a relajarte. Tu familia, tu pareja o tus amigos, merecen tu plena atención, y quieren disfrutar de tu mejor versión cuando estas con ellos.
Las nuevas tecnologías, con una combinación de teléfonos inteligentes, laptops y tabletas y la creciente competitividad y presión en el entorno laboral, han difuminado los límites entre el trabajo y el hogar, y están haciendo imposible que muchas personas logren desconectar al final de la jornada laboral. Te puedes encontrar en la cama, y lejos de poder descansar adecuadamente, tu mente seguirá trabajando y darás vueltas y más vueltas pensando en todo lo que tienes que hacer al día siguiente, y cuando vuelvas al trabajo te sentirás mucho más fatigado y con mayor propensión a cometer errores.

Cada vez nos resulta más complicado desconectar del trabajo, debido a un extraño binomio que combina tecnología y paranoia. Por una parte, con los smartphones es muy sencillo comprobar el correo electrónico desde casa y mantener el estado de alerta constante, y dada la coyuntura económica actual, lamentablemente muchas personas temen perder sus empleos y quieren que se les vea dejándose el pellejo y trabajando duro, aun fuera de su jornada laboral.

Cada cual debe conocer el alcance de su responsabilidad en el trabajo, y en muchas ocasiones será necesario hacer un esfuerzo adicional para sacar adelante un proyecto o concluir una tarea, y la satisfacción por el trabajo bien hecho, compensará con creces el esfuerzo y la tensión acumulada.

Sin embargo, si este tipo de situaciones se prolongan en el tiempo, las personas que no consiguen desconectar pueden verse afectadas en su estado de ánimo, y mostrarse especialmente tensas e irritables, tener presión arterial alta, un ritmo cardíaco acelerado y elevados niveles de estrés.
Recientes estudios muestran que los individuos que no pueden desconectar, por la noche tienden a comer más alimentos grasos y azucarados, como patatas fritas, galletas o bollería industrial. Podría decirse que tal vez, estas personas estén usando estos alimentos para eliminar su ansiedad, a cambio de emociones placenteras. Por ejemplo, como decíamos, es conocido que algunas personas cuando se sienten con tensión o estrés recurren al chocolate o a otros dulces, algo que, a largo plazo, agrega más azucares y grasa saturada al cuerpo, lo que resulta en un aumento del colesterol, glucosa en sangre y riesgo de enfermedades cardiovasculares.


Si consigues desconectar, sin duda tu mente estará mucho más despejada para el día siguiente y te encontrarás con energía suficiente para enfrentarte a cualquier reto. Ten en cuenta, que tu momento más creativo se produce precisamente cuando estas relajado, por lo que puedes encontrar la solución a ese problema cuando estás haciendo algo completamente diferente fuera del entorno laboral, como socializar con amigos, escuchar música, leer, practicar deporte o ir de compras.

Visto lo visto, la gran pregunta, sería entonces ¿Cómo aprender a desconectar? Aunque a priori es una tarea que no parece fácil, continuación, voy a indicarte algunas recomendaciones para ello.

-Desarrolla un ritual de desaceleración al final del día. No inicies proyectos importantes justo antes de marcharte a casa, porque dejar las tareas sin terminar les permite permanecer en tu mente. Tampoco lo dejes todo de improviso…En lugar de detener bruscamente el trabajo, intenta realizar trabajos más sencillos y de menor relevancia en los últimos 10 minutos: cosas como ordenar tu escritorio, ayudarán a tu mente a entrar en proceso de relajación.

Configura el asistente de fuera de la oficina antes de salir del trabajo. Saber que vas a informar a quien te envíe un correo de que no estas disponible, y que responderás a tu vuelta, aumentará tu confianza, seguridad y tranquilidad.

De camino a casa, haz cosas que te ayuden a desconectar. Lee en el tren, metro o autobús, si usas transporte público, escucha la radio si estás conduciendo, y si la distancia y el clima lo permiten, da un paseo hasta casa.

-Tan pronto como llegues a casa, pon todo aquello que tenga que ver con el trabajo fuera de la vista. Apaga tu teléfono, guardo tus documentos, maletín, ordenador, o mochila y cámbiate de ropa.

-Encuentra esos 15-20 minutos para simplemente sentarte, relajarte y reflexionar sobre el día. Hazlo de forma sosegada. No intentes resolver ningún problema, solo deja que los pensamientos vayan y vengan. Siéntate en un jardín, en un parque o en un cómodo sillón en tu hogar. Puedes tomar un té, un café o una copa de vino, lo que te apetezca. Medita o lee un periódico. Cualquier cosa que te dé un respiro después del trabajo.

Desarrolla un hobby, un pasatiempo o haz algo que distraiga su mente. Debe ser algo que requiera tu atención y algo que realmente disfrutes al hacer. Para algunas personas podría ser ejercer como miembro de alguna organización, deportiva, cultural o social, para otras podría ser practicar deporte. Los niños pequeños también ayudan mucho a desconectar, ya que requieren tu atención y te impiden pensar en el trabajo.

Haz algo físico en lugar de ver interminables horas de televisión, especialmente si estás mentalmente cansado. Sentarte y ver la televisión puede llegar a cansar más que trabajar. Asi es que, siempre que puedas haz algo de ejercicio físico, aunque sea un pequeño paseo, para que puedas después descansar mejor.

Cocina al estilo de tu abuela, en lugar de meter alimentos en el microondas. La preparación de una comida requiere que te concentres en los ingredientes y el proceso de cocción, utiliza tu habilidad y esfuerzo cognitivo, y seguro que en la mayoría de las ocasiones resultará más sabroso, nutritivo, saludable y económico.

Y por último, no te obsesiones completamente con desconectar. Eres humano…Si algún pensamiento ocasional relacionado con el trabajo viene a tu mente, simplemente acéptalo, dile que ahora no es el momento y déjalo ir hasta mañana.

José Miguel Hernández Hervás                                                                                                                                                                                                              Psicólogo Organizacional  –  Coach Ejecutivo.                                                                                                                                                                                         Colaborador del Centro de Psicología Calma al Mar, Valencia

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

8 Comments to ¿Es posible desconectar después del trabajo?

  1. Damian F. dice:

    Pues yo soy de los que van con el enchufe colgando y ando siempre conectado, así es que lo leo con interés y aplico .Gracias por el articulo.

  2. Begoña Sanz. dice:

    En mi caso, algo que me relaja y me ayuda muchísimo a evadirme es el cocinar, como bien dices.
    Preparar un buen guiso, un asado o hacer una tarta es mi pasatiempo de desconexión favorito.

  3. Maite Terrés G. dice:

    Es triste decirlo, pero tal como está el trabajo, parece muy difícil no sucumbir ante las presiones para hacer mas(tareas y dedicación) por menos (dinero y tiempo libre).Buena entrada, intentaré seguir algunos de estos tips.

  4. Francisco M. dice:

    Es cierto que tener niños ayuda a desconectar, y no debe ser de otra manera, pues ellos son lo mas importante y están muy por encima del trabajo

  5. Nati Sepulveda dice:

    Buen artículo. Creo que nadie está completamente libre de tener pensamientos recurrentes del trabajo cuando está fuera de su jornada laboral.

  6. Marta T. dice:

    Buena reflexión.
    Útiles y prácticos consejos para lograr desconectar del trabajo, y así conectar mejor contigo o con los tuyos.

  7. Silvia dice:

    Muy util tu reflexion, a tener en cuenta. Seguro que muchos de nosotros, por los años de experiencia en la vida, sabemos en teoria algunas de las pautas que tu mencionas, pero si alguien nos las recuerda, parece que nos obligamos a ponerlas en practica. Es super beneficioso desconectar, no solo por nosotros mismos, sino tambien por todas las cosas buenas que nos esperan fuera de las pantallas y las ansiedades que nos provocan: familia, amigos, naturaleza, actividades y poder disfrutarlos sin mas. Gracias.

  8. Toni Rguez. dice:

    Buen articulo, con buenas recomendaciones. Lo comparto con permiso del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.