Estrés y ansiedad: enemigo de las relaciones sexuales

¿Cuántas veces, en tu día a día, has sentido que estabas estresada/o? ¿Con ansiedad? ¿Y cuántas veces ese estado ha afectado a tus relaciones sexuales?

Para comenzar, ¿sabes que el estrés y la ansiedad son fenómenos diferentes, aunque con un fuerte vínculo?

El estrés es una reacción que se desencadena en un momento determinado (incluso puede que prolongado) por ejemplo, época de exámenes, y cuando esta época acaba, el estrés también.

Suele ocurrir porque piensas que no tienes las habilidades, capacidades o tiempo para afrontar alguna situación.

Mientras que la ansiedad puede aparecer por preocupaciones que no precisamente son del momento presente, por ejemplo, anticipar que esa exposición te va a salir mal.

Es una reacción de alerta y se puede asociar al miedo y la preocupación.

En su justa medida, la ansiedad y el estrés son adaptativas.

Pero, ¿qué pasa cuando se extrapola a la sexualidad o el sexo? ¿qué pasa cuando ese estrés o esa ansiedad son prolongados en el tiempo? ¿qué pasa cuando la ansiedad es por el sexo?

Son dos fenómenos que pueden afectarte en tu día a día. Y sobre todo en el sexo.

Es un placer que se bloquea, que deja de ser necesario cuando hay una situación estresante o cuando estás sintiendo ansiedad.

En concreto, hablando de la ansiedad en el sexo, encontramos que puede pasar que sientas ese miedo por el rendimiento que vayas a tener en una relación sexual.

En Psicología y Sexología lo llamamos: ansiedad por ejecución.

Es una ansiedad que aparece y se prolonga en el tiempo por las expectativas que tienes sobre una situación en concreto, en este caso en las relaciones sexuales.

Esta ansiedad puede dejarte fuera de acción, puede incapacitarte para poder disfrutar del sexo.

Y, asimismo, puede que este hecho afecte a tu autoestima, puede que estés desorientada/o y no sepas cómo comunicarte con tu pareja en ese momento e, incluso, que aparezca una disfunción sexual.

En el caso de la ansiedad de ejecución, al ser un fenómeno psicológico – sexológico, debe de ser valorado y tratado por un profesional del campo de la sexología, y no dejar que pase.

 

Puede suceder que sientas que algo en el sexo hace que no lo disfrutes como deberías.

Te puedes bloquear. Puede que no sepas reaccionar o que no salga todo como deseas.

Si te pasa esto, si la ansiedad te ha superado, puede que luego sientas culpa, que estés desubicado/a o que no sepas qué hacer.

Pero no todo acaba aquí, las/os especialistas podemos apoyarte para que vuelvas a disfrutar, para que sientas placer y que vivas tu sexualidad con todo su abanico de posibilidades.

Apóyate en nosotras/os.

¿Estás preparada/o para afrontar tus miedos?

 

Blanca Peris Minguet

Psicóloga, Sexóloga.

Creadora de @blayusex

Colaboradora del Centro de Psicología de Psicología Calma al Mar, en Valencia

 

 

 

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.