Fobia: un trastorno de los más comunes

Características

Una fobia es una forma especial de miedo, concretamente un miedo intenso por un objeto o situación específica.

Por tanto, una de las dificultades diagnósticas más evidentes tiene que ver con los límites entre el miedo adaptativo y el miedo fóbico.

Los miedos se convierten en fobias cuando:

  1. Son desproporcionados con respecto a las exigencias de la situación.
  2. No pueden ser explicados ni razonados (son irracionales).
  3. No pueden ser controlados voluntariamente.
  4. Llevan a la evitación de la situación temida.
  5. Persisten a lo largo del tiempo.
  6. Son desadaptativos.

Las fobias se caracterizan por el temor persistente y excesivo que aparece en presencia del objeto que tememos o incluso si nos anticipamos a él.

Este temor casi siempre provoca una ansiedad inmediata que puede tomar la forma de una crisis de angustia.

Por lo tanto, la característica clave de las fobias, además de la ansiedad, es la evitación de las situaciones y cosas que tememos.

Otras características clínicas

Es común que los sujetos tengan múltiples fobias específicas, ya que las personas que sufren de una fobia presentan rasgos de personalidad específicos, sobre todo neuroticismo.

Aproximadamente el 75% de las personas con fobia específica temen más de una situación.

Prevalencia

  • Los datos indican que los trastornos fóbicos constituyen uno de los trastornos más prevalente en la población e incluso por encima de los trastornos afectivos y del abuso o dependencia del alcohol.
  • Dentro de los trastornos fóbicos, las fobias específicas ocupan un lugar predominante.
  • La prevalencia anual en Europa es del 7-9% aunque las tasas de prevalencia son más bajas en personas mayores: 3-5%.
  • Es más común en las mujeres.

Desarrollo

La forma de comienzo suele ser por experiencias de naturaleza traumática (vías directas), experiencias vicarias o por transmisiones de información verbal (vías indirectas). La gran mayoría de las fobias se adquieren por vías indirectas.

La fobia específica generalmente se desarrolla en la primera infancia: entre los 7 y los 11 años (hay diferencias en función del tipo- las situacionales se presentan más tarde que las animales o a la sangre).

Resumiendo: prácticamente todas las fobias se deben al aprendizaje, es decir, asociamos un estímulo, que inicialmente es nuetro, a un peligro.

Curso

Los datos indican que las fobias específicas tienden a ser crónicas, estimándose una duración promedio entre 24 y 31 años.

Tratamiento

El tratamiento más eficaz, tratándose de un trastorno crónico, suele ser la psicoterapia donde se aplican técnicas como las técnicas de exposición.

En los casos más graves, donde la ansiedad es muy intensa, la psicoterapia suele ir acompañada de psicofármacos para reducir la sintomatología somática.

 

Guillermo Cao,Colaborador del Centro de Psicología de “Psicología
Calma al Mar”, en Valencia.

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Comment to Fobia: un trastorno de los más comunes

  1. Carmen dice:

    Muy breve y conciso, estupendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.