Indicadores y Consecuencias del Bullying

¿Qué es el bullying?

Es un término que proviene del vocablo inglés “bully” cuya traducción sería matón.  Existen diferentes definiciones, una de las más empleadas es la de Olweus que entiende por bullying cuando “un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesta, de forma repetida y durante algún tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo otro alumno o varios de ellos”.

Existen diferentes tipos:

  • Físico: toda agresión física hacia un alumno, desde patadas, empujones, pellizcos, golpes con objetos, etc.
  • Verbal: insultos, amenazas, coacción, etc.
  • Social: aislar a la víctima respecto al resto de los compañeros.
  • Psicológico: actitudes dirigidas a reducir la autoestima de la víctima aumentando sus miedos e inseguridades. Este componente psicológico se encuentra en todas las formas de maltrato anteriormente citadas.

Consecuencias del bullying

Las consecuencias del acoso son diversas: baja autoestima, fracaso escolar, daños físicos, problemas psicológicos, desarrollo de una personalidad insegura y, en el peor de los casos, el suicidio.

El hecho de ser agresor también tiene sus efectos, como es el hecho de aprender a conseguir lo que quiere a través de la violencia.  Además del reconocimiento social que recibe por parte del grupo, lo que muy probablemente hará que en su futuro utilice estas pautas de comportamiento en su vida adulta, ejerciendo la dominación y la violencia con las personas de su entorno.

Los alumnos que son testigos de estas agresiones que se mantienen como meros espectadores, adoptan conductas individualistas y egoístas. Fomentando la insensibilización ante escenas violentas y la falta de empatía hacia los demás.

Indicadores para detectarlo en el aula

En ocasiones puede ser difícil detectar el acoso escolar ya que las victimas suelen estar amenazadas y no buscan ayuda. Algunos indicios que los profesores deben tener en cuenta para intervenir en estos casos son los siguientes:

  • Suelen estar tristes, retraídos, deprimidos, con ansiedad e inseguridad.
  • No participan en clase y su rendimiento se deteriora.
  • En los recreos permanecen solos, con los profesores u otros adultos.
  • Los insultan, son objeto de burlas, los empujan, golpean, presentan contusiones, arañazos, les roban objetos personales o se los rompen.

Indicadores para detectarlo en el hogar

Es fundamental, que las familias reciban el apoyo, formación y asesoramiento adecuado para detectar también estas situaciones y actuar correctamente. Es muy importante que el niño cuente con apoyo familiar. Además, también los padres tienen que saber responder si sus hijos es uno de los acosadores y no tomarlo, como “un juego de niños”. Debemos reconocer socialmente la gravedad del asunto, cada vez más a la orden del día.

Algunos indicadores de que su hijo es víctima de bullying son los siguientes:

  • Tienen ansiedad cuando aparecen conversaciones que tienen que ver con el colegio y trata de evitarlas.
  • Están tristes, apáticos, deprimidos, pueden estar a la defensiva o, incluso agresivos y con ira sin un motivo.
  • Regresan a casa con la ropa o el material escolar roto, tienen arañazos, heridas, contusiones que no pueden explicar.
  • Siempre vuelven a casa solo incluso por caminos ilógicos, no suelen hablar de amigos que tengan en clase y, si lo hacen, estos suelen ser uno o dos.
  • No son invitados a cumpleaños ni tampoco tienen interés en celebrar el suyo.
  • Busca cualquier excusa para no ir al colegio, como fingir un dolor o una enfermedad y empeora su rendimiento académico.
  • Duermen intranquilos, tienen pesadillas, se despiertan varias veces en la noche.

 

 

Clara Martínez Cao

Psicóloga

Colaboradora del Centro de Psicología  Calma al Mar

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.