Juego Online, ¿Diversión o Adicción?

Desde la regulación del juego a través de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de Regulación del Juego y a partir del el 6 de junio de 2012, cuando se concedieron las primeras autorizaciones de juego online, empezó a funcionar en España el mercado de juego online legal, en el que únicamente están habilitados para organizar y comercializar actividades de juego online los operadores con licencia.

A partir de este momento, empezaron la propaganda y la publicidad en todos los medios de comunicación, promocionando páginas web de juego online bajo la estela de “ juego seguro”. ¿Qué quiere decir realmente el eslogan de “juego seguro”? Muchos de los consumidores pueden tener la creencia de que están libres de convertirse en adictos o jugadores patológicos, cuando lo único que significa es que están amparados en el marco legal y tienen licencia para crear estas páginas web.

Establecer los límites de diversión o adicción en el juego online no están tan marcados y diferenciados como pueden estar en otra clase de juegos patológicos. “Sí juego sin dinero no es un problema” puede decir un joven cuando lleva tres horas frente a su ordenador apostando. “Yo no soy un adicto, no me paso todo el día en el bar jugando a las tragaperras ni voy a casinos” puede comentar otra persona que lleva apostado online la mitad de su sueldo.

El perfil del jugador es una de las cosas que está cambiando en los últimos años. Cada vez son más los jóvenes adictos al juego online, debido a su inmediatez, disponibilidad y accesibilidad que tiene este tipo de juego, puede llegar a convertirse en algo muy adictivo. Otra de las causas es la poca conciencia de problema que pueden tener los jóvenes al creer este tipo de juego y entretenimiento no puede conllevar a una ludopatía.
¿Dónde están los límites de la adicción? ¿Cómo puedo saber si se me está yendo de las manos?

Una forma posible es plantearse estas preguntas:
“¿He tenido la sensación de que debería reducir mi conducta de juego a través de internet?”
“ ¿Niego u oculto el verdadero tiempo que dedico al juego online y mi conducta ante posibles críticas de los demás por mis supuestos excesos?”
“ ¿He tenido problemas psicológicos, familiares, económicos o laborales a causa del juego online?
“¿Te sientes con frecuencia impulsado irremediablemente a jugar a pesar de tus problemas?”

Si has respondido a una o más preguntas de forma afirmativa, lo mejor es que te pares un segundo y te replantees tu conducta frente al juego online y que pidas ayuda a un especialista.
Inés Gámez. Psicóloga. Postgrado en adicción al juego y otras adicciones comportamentales.
Núm. Col. CV13116.

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.