La neurobiología del sexto sentido: La intuición

· ¿Qué podemos decir sobre nuestro sexto sentido? ·

Si nombro el sustantivo «intuición» seguro que tienes una idea muy clara de lo que significa. Cuando realizas un examen tipo test y te imaginas la respuesta pero no la sabes; en el momento de conocer a una persona y hay algo que no te termina de gustar; durante una oportunidad de inversión económica en la que algo no te convence; o incluso realizando una compra por Amazon y tienes que elegir entre varios productos… En todos esos momentos interviene nuestra intuición.

Sabemos perfectamente lo que es, pero, ¿sabrías definirla correctamente? La intuición es:

  • La habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón.
  • El conocimiento, comprensión o percepción inmediata de algo, sin la intervención de la razón.

 

· ¿Qué puede decir la ciencia? ·

La intuición en parte se basa en la experiencia, por lo que se puede observar en los expertos de muchos campos: «en estudios realizados desde 1980, se ha observado en enfermeras que llevaban mucho tiempo dentro de la profesión una mayor cantidad de juicios acertados y con mayor rapidez. Ello se conoce como capacidad intuitiva.» Lars-Erik Björklund

La intuición es un proceso que podemos observar dentro de nuestra toma de decisiones. De hecho, es una parte esencial durante el mismo: gran parte de nuestras decisiones las tomamos basándonos en esas sensaciones. Ello implica que nuestra toma de decisiones no es un hecho puramente racional, sino que nuestras emociones influyen en el resultado final.

Hoy en día podemos etiquetarlo, con atrevimiento, como la décima inteligencia dentro de la teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner. Se han escrito libros de categoría científica (que hacen alusión a su lugar dentro de la comprensión fragmentada de la «inteligencia») como «Inteligencia Intuitiva» de Malcolm Gladwell, o incluso su capacidad de entrenamiento descrita en «Educar la intuición» de Robin M. Hogarth. Su reflexión científica contrasta la concepción clásica sobre pensamiento analítico dentro de la razón humana complementando el lado intuitivo de los seres humanos.

Debido a esta parte más «mística» dentro de la explicación de este concepto ha sido complicado introducirlo como materia de estudio dentro de la ciencia, sin embargo, no ha sido imposible. Esto nos ha llevado a ampliar un campo dentro de la neurociencia cognitiva: La neurobiología de la intuición.

 

· La intuición dentro de nuestro cerebro ·

«La única cosa realmente valiosa es la intuición». Albert Einstein

La vivencia de este «sentimiento visceral»  se origina en nuestro cerebro, y la neurobiología nos ha señalado que este proceso mental no procede de la imaginación humana, sino que tiene correlatos neurológicos determinados.

El doctor Keiji Tanaka del Instituto de Ciencias del Cerebro (RIKEN) realizó un interesante estudio para intentar dar respuestas sobre la articulación del sexto sentido a nivel mental. Para ello empleó a jugadores de shogi (juego de estrategia similar al ajedrez) como sujetos experimentales. El doctor Tanaka para la evaluación de la activación de las áreas cerebrales utilizó un escáner de resonancia magnética. Los resultados propios de la investigación revelaron el funcionamiento de varias zonas del cerebro:

  1. El precúneo: Esta fue el área que más activación mostró. Es una pequeña zona localizada en el lóbulo parietal superior justo en el medio de ambos hemisferios cerebrales. Esta zona se relaciona con la memoria episódica, el procesamiento visuoespacial, y lo más llamativo, con nuestra conciencia.
  2. Corteza prefrontal ventromedial: Esta zona cerebral está relacionada con la información almacenada sobre recompensas pasadas, errores cometidos o hechos que deberíamos evitar para no sufrir consecuencias interpretadas como negativas. El neurocientífico Antonio Damasio determinó la importancia de esta área en la toma de decisiones. Lo más interesante de esta área es que estimula la producción de respuestas emocionales.
  3. El núcleo caudado: Esta área perteneciente al sistema de los ganglios basales está vinculada a los procesos de aprendizaje, hábitos y comportamientos automáticos. Este núcleo facilita el impulso para tomar decisiones rápidas y casi automáticas basadas en experiencias o aprendizajes previos.

 

· Conclusión final ·

No es de extrañar pensar que este tipo de inteligencia, instinto, o procesamiento automático subconsciente ha evolucionado para ayudarnos a hacer frente a la cantidad descomunal de estímulos, datos y situaciones en las que tenemos que tomar decisiones en nuestro día a día. Podría considerarse un mecanismo de soporte para los procesos lógicos y conscientes de la toma de decisiones y no tener que emplear demasiado tiempo en emplear respuestas adaptadas en base a nuestra experiencia pasada.

Este tipo de respuestas intuitivas son parte del subconsciente de la persona, influenciadas por nuestras vivencias y personalidad, que forman parte de los procesos de resolución de problemas y toma de decisiones conscientes. La intuición en este caso sería la parte emocional ligada a los procesos racionales que los complementa. Ya que como podemos advertir a lo largo de este artículo: La razón no existe sin emoción, y la emoción siempre tiene parte de razón.

Si te apetece seguir reflexionando sobre este concepto un poco más te invito a ver este vídeo. En él se expone este proceso mental de una forma muy clara y práctica:


Amparo L. Luján Barrera

Biopsicóloga y Neurocientífica

Colaboradora del Centro de Psicología «Calma al Mar», Valencia

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One Comment to La neurobiología del sexto sentido: La intuición

  1. Rebeca Guillén dice:

    Hola Amparo

    Me ha interesado mucho el tema. Apasionante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.