La ortorexia: Un problema actual.

Los trastornos alimenticios son tan comunes  y están tan extendidos hoy en día en nuestra sociedad que a nadie le extraña que la mayoría de la población, sin importar ni edad ni sexo, los haya padecido en algún momento o esté desarrollando algún tipo de trastorno de la conducta alimentaria. La sociedad se deja influenciar por esos modelos de pasarela con medidas imposibles que aparecen en los medios de comunicación, o por esas fotos en las redes sociales donde las celebrities más influyentes, de cuerpos asombrosamente perfectos, nos muestran cómo perder peso o cómo comer bien, creando la expectativa de poseer una apariencia corporal delgada, sin grasa ni estrías.

La presión tanto social como cultural actual basada en la belleza, el culto al cuerpo o la  alimentación saludable son importantes factores que han determinado, junto con las características particulares de cada persona, el surgimiento de este nuevo trastorno llamado Ortorexia.

Este trastorno consiste en una conducta obsesiva por comer saludable provocando en quien lo sufre una desnutrición. Estas personas suelen contar las calorías ingeridas o comen únicamente una ensalada en todo el día, llegan a no salir nunca a comer fuera de casa por no poder controlar lo que comen y, si lo hacen, pueden llevarse su propia comida. Estas conductas que, en un principio, podrían ser positivas, se consideran un problema cuando les produce una preocupación extrema que acaba interfiriendo en su vida, convirtiendo esas conductas en un peligroso trastorno.

Actualmente se está trabajando en la clasificación de  la Ortorexia, no sabiendo si clasificar esta patología dentro de los trastornos de la conducta alimentaria o de imagen corporal. Pero ya se considera que las personas con TCA (Trastornos de la Conducta Alimentaria), como la anorexia o bulimia, pueden sufrir de manera residual Ortorexia después de haber superado estas patologías.

El foco principal de este trastorno se centra en las mujeres, los adolescentes y en las  personas que se dedican al culturismo, entre otros deportes, siendo estos colectivos los mayores grupos de riesgo.

Desgraciadamente la obsesión por comer comida sana es un grave problema cada vez más extendido en nuestros días. Llevar una dieta equilibrada y saludable es muy importante, pero obsesionarse con solo comer comida considerada como sana, es un grave error de cálculo. Si un cuerpo no solo no ingiere la cantidad de calorías que necesita sino que además no ingiere los nutrientes necesarios, es de suponer que acabará padeciendo algún desorden alimenticio. No solo es importante cuánto comes, sino también lo que ingieres.

Vivimos en una sociedad que nos ha enseñado que lograr un cuerpo perfecto es nuestra obligación y, que si no lo tienes, es porque no lo quieres. Sin embargo, no nos han enseñado en realidad, lo que se esconde detrás de las cámaras, de esas fotos de piernas estilosas, culos firmes y músculos grandes. Nadie es perfecto. A lo mejor nunca conseguimos tener la talla 36 o unos abdominales increíbles, pero eso no significa que no podamos conseguir lo que queramos o que no seamos bellos.

Como dijo Lin Yutang “La mitad de la belleza depende del paisaje, y la otra mitad del hombre que la mira”.

Si te has sentido identificado, quieres saber más acerca de la Ortorexia o crees que alguien podría encontrarse en esta situación y no sabes cómo ayudarle, pide una cita y estaremos encantados de ayudarte.

María López-Fando Galdón/marialopezfando@hotmail.com

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.