Las drogas y la sexualidad

 

 

 

 

La sexualidad es un conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer sexual, la comunicación y la reproducción. Según la Organización Mundial de la Salud es ‘’ una energía que nos impulsa a buscar afecto, contacto, placer, ternura e intimidad, influyendo en nuestros pensamientos, acciones e interacciones y por lo tanto está relacionado con nuestra salud física y mental’’ (OMS, 2002)

El uso de drogas difumina y distorsiona la experiencia de tu sexualidad. Generan una vivencia no real de las sensaciones que nos mueven a conocer personas, a sentir placer y a comunicarse de manera plena. No dejan que salga de manera natural, sino por medio de una sustancia.

Además, pueden provocar ciertas disfunciones o conductas problema a nivel sexual.

 

Voy a hablar de la relación de los efectos de estas sustancias en la sexualidad.

 

TABACO

 

‘’Fumar aumenta el riesgo de impotencia’’

Esta frase está extraída de los paquetes de tabaco, y sí, es totalmente cierto. Hay personas que explican que, tras fumar, se sienten más relajados y a nivel sexual, más seguros.

Esta afirmación entra en contradicción con los estudios que explican que el tabaco es perjudicial para la potencia sexual.

La principal sustancia del tabaco es la nicotina. A bajas dosis tiene un efecto estimulante, aumentando la capacidad que tienen para atender. En cambio, a altas dosis crea el efecto contrario, es inhibidor, lo que significa que disminuye la tensión nerviosa.

A pesar de estos efectos que parecen positivos, es necesario conocer sus efectos adversos.

Principalmente afecta al sistema circulatorio. Este sistema es el eje principal en la función sexual. Al fumar estás repercutiendo negativamente en la irrigación sanguínea y facilita la aparición de hipertensión, infartos, angina de pecho y otros problemas vasculares.

Puesto que el sistema circulatorio está siendo afectado, las personas con pene pueden padecer disfunciones eréctiles por la falta de irrigación sanguínea, y las personas con vulva pueden tener problemas de lubricación. Si además se les añade que toman, estas últimas, pastillas anticonceptivas y fuman, pueden aumentar el riesgo de tener problemas circulatorios.

Asimismo, afecta a la relación de pareja ya que, si uno de la pareja no fuma y la otra sí, les puede ser desagradable el aliento u olor a tabaco y rechazar hasta los encuentros sexuales llegando a distanciar a la pareja.

 

ALCOHOL

 

La fama del alcohol en suma con el sexo es más positiva de lo que la realidad nos muestra.

El alcohol tiene un efecto desinhibidor, sí, puede provocar el deseo de mantener relaciones, y a su vez puede frustrar la ejecución.

En las mujeres dificulta la respuesta orgásmica y en el hombre produce efectos en negativos en la erección.

Además, debilita la eficacia masturbatoria y la capacidad de disfrutar, el placer y la intensidad del orgasmo. Para sentir estos efectos no hace falta tener una adicción al alcohol. Simplemente con dos copas ya los puedes sentir.

Como he dicho antes, tiene un efecto desinhibidor, lo que provoca que la gente lo vea como una sustancia que aumenta el funcionamiento sexual. Pero más allá de la realidad.

Es un potente depresor del sistema nervioso central, lo que disminuye el funcionamiento de las partes del cerebro que ‘’controlan’’ ciertas conductas que hemos aprendido a manejar en la sociedad.

De esta manera se puede facilitar la aparición del impulso sexual. Hasta aquí parece positivo pero la realidad es que no. También inhibe las partes del sistema nervioso que están implicadas en la erección, lo que produce una dificultad para conseguirla, y, por lo tanto, produce la no penetración y coito.

A largo plazo, puede generar graves secuelas en el funcionamiento sexual. Si se produce un caso esporádico de falta de erección, puede marcar a nivel psicológico y que se genere una dificultad psicológica como una ansiedad anticipatoria a las relaciones sexuales, lo que puede desencadenar en que la conducta problema se perpetúe.

Además, si el consumo es abusivo, se puede deteriorar el sistema endocrino, neurológico y circulatorio, lo cual repercutirá en la respuesta sexual permanentemente.

 

Si tienes alguna adicción, te ha sucedido o te sucede algunos de los efecto que aquí se muestran, no dudes en contactar con profesionales de la Psicología y Sexología.

 

 

Blanca Peris Minguet

Psicóloga, Sexóloga, Terapeuta de pareja

Creadora de @blayusex

Colaboradora del Centro de Psicología Calma al Mar, en Valencia.

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.