Me despido de ti porque me he dado cuenta de que llevo un tiempo muerto.

 

 

Querido diario:

Estoy pensando que voy a dejar de escribirte. Estas serán las últimas líneas que recibes de mí. No es que haya cambiado nada en nuestra relación. Sigo sintiendo por ti lo mismo que cuando tenía 15 años y comencé a escribirte. Aquel día quería tener a alguien que escuchase lo emocionante que había sido mi viaje al sur de Tenerife, y haber conocido a aquella chica que estaba haciendo una excursión de tercero de BUP. Ahora tengo 32. Ha llovido mucho desde entonces. Y hoy, viniendo hacia casa, he tomado la decisión de dejar de escribirte. De romper nuestra relación de tantos años. Y transmitirte lo importante que has sido para mí, y el dolor con el que escribo esto.

No, no es una decisión espontánea, ni un rollo pasajero. Es más bien una reflexión a la que vengo dándole vueltas desde hace tiempo. Y hoy tomé la decisión.

Voy a dejar de ponerme en contacto contigo. Me parece justo explicarte el motivo. Que lo conozcas. Y si te pones en mi punto de vista verás que es lógico. Tú harías lo mismo.
haygentequevive_0_oLo primero que quiero que sepas es que no es por ti. Es por mí. Hace tiempo que no me pasan cosas emocionantes. Cosas diferentes. Cosas nuevas. Cosas que cuando las leas yo piense que te gustarán. Lo cierto es que parece que estoy viviendo la misma rutina una y otra vez. ¿Recuerdas con qué frecuencia te escribía cuando era adolescente? ¡Casi todos los días! Y… ¡mira ahora! ¡Mira las cartas! Ni una al mes. Y no es que me olvide. Ni que no tenga tiempo, porque tiempo tengo. Lo que pasa es que no me pasan cosas. Mi vida se repite. Una y otra vez. No hay muchas cosas nuevas. Nada excitante que contarte. Trabajo. Luego lo de siempre. Ya sabes. Sin mucha novedad. Estoy haciendo que mis días sean fotocopias unos de otros. Casi todo lo que hago hoy, ya lo hice ayer, o la semana pasada. No recuerdo la última vez que hice algo por primera vez. No recuerdo sentirme emocionado por probar algo nuevo. No recuerdo ese palpitar del corazón de meterme en situaciones extrañas, con personas extrañas. No recuerdo meterme en cama y no ser capaz de dormir por lo que me había pasado justo ese día.

Todo es demasiado predecible en mi vida. Monótono. Rutinario. Nada cambia. A esto es a lo que le llaman volverse mayor. Supongo. O quizá no. Porque veo muchos mayores que tienen vida. Yo tengo fotocopias. Míseras fotocopias de lo que en su día fue nuevo y hoy es un tiempo pasado repetido en un día diferente del calendario. Horroroso. Es por eso por lo que me despido de ti, querido diario. Con un hasta siempre que me gustaría que fuese hasta pronto. Con dolor en el alma de perderte. De perderme. Porque al fin y al cabo siempre he sabido que eras yo.

 

 

Psicólogo Fernando PenaFernando Pena

Psicólogo con consulta clínica privada y profesor de Psicología Clínica en el Instituto Europeo de Formación de Formadores. Director del Máster de Psicología Clínica de la AEPCCC en Valencia. Responsable del consultorio psicológico del periódico Las Provincias. Asesor de psicólogos sanitarios para la Agencia de Publicidad AMA.

E-mail: Fernando@cop.es
Twitter: @Psicoteca

Tu curso de Formador de Formadores en:

Instituto Europeo de Formación de Formadores

Creamos tu página web profesional

Amalapublicidad

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.