“Nada más práctico que una buena teoría”

 

Me impactó esta frase del psicólogo Kurt Lewin porque daba sentido a mi carrera y vocación. Rebatía rotundamente el mito de que Psicología es sólo teoría, arte en el dominio del lenguaje y, de forma sucinta, “embauco”, “manipulación” del paciente.
“Psicología” no es hablar bien, es escuchar bien; no es interpretar, es comprender; no es aconsejar, sino acompañar.
La Psicología es una ciencia y como todas las ciencias, tiene como fin último, conocer y mejorar la persona y su entorno. Costó muchos esfuerzos adquirir y que se le reconociese ese carácter científico y esa batalla comenzó en el laboratorio de Leipzig, en 1879, con el psicólogo Wilhem Wundt como precursor. Después de él, vendrían muchos más psicólogos y escuelas el funcionalismo, la Gestalt, el psicoanálisis, el conductismo, el humanismo, la escuela rusa , el cognitivismo,…… hasta llegar a la Psicología actual.
Resalto los aspectos científico y empírico de la Psicología porque ambos conforman la esencia de una verdadera ciencia y confieren a su teoría el carácter de “práctica” , es decir, algo que va a mejorar la vida de las personas.
La Psicología, como ciencia, como teoría científica, va a ayudar a:
– Que una víctima de maltrato recupere su autoestima, su autonomía y competencia
– Que un persona con adicción a la droga, el alcohol , etc, logre superar esa esclavitud
– Que una persona en proceso de duelo, sea capaz de atravesar las distintas fases del mismo y retomar una vida plena
– Que un paciente que padezca TOC, pueda desligarse de las ataduras de sus obsesiones y compulsiones y recobrar la libertad perdida.
– Que una persona que camina temerosa por la vida, anticipando sucesos negativos y amenazadores, pueda superar su trastorno de ansiedad y valorar de forma objetiva y realista los acontecimientos
– Que alguien sumido en un trastorno depresivo, consiga salir de ese agujero oscuro y vuelva a creer en sí mismo y en la vida.
– Que un paciente con pensamientos autolíticos, fruto de la desesperación, apueste por su vida
– Que un enfermo de Alzheimer sea comprendido y tratado conforme a los condicionantes de su estado y a sus necesidades.
– Que las familias con enfermos mentales sean instruídas en los principios psicofisiológicos y reciban la preparación emocional que les permitan gestionar su vida familiar y ejercer los cuidados y tareas de una forma digna, salvaguardando su propia estabilidad emocional.
– Que……..

¿Puede una buena teoría acaso ser más práctica?

En una ocasión, un paciente, humilde y con humildes palabras, me dijo- “vine aquí y me consideraba basura…. y ahora siento que valgo para luchar”. De nuevo, la Psicología como ciencia que ayuda y potencia a la persona, hasta el punto de hacer sentirse a alguien capacitado para “luchar”.

Las palabras que provienen de teorías sólidas, basadas en estudios y datos empíricos, dotan a los pacientes de instrumentos, de técnicas, de habilidades prácticas, que les capacitan, les ayudan a enfrentarse a los acontecimientos, a ser capaces de “jugar al juego de la vida”, a saber “negociar consigo mismos”, a interactuar con su entorno de forma adecuada.

Así, pues, nada más práctico que una buena teoría.

Si , como antes se ha mencionado, antiguamente la Psicología estuvo unida a la filosofía, a las religiones…… pasando una larga travesía hasta independizarse y constituirse como disciplina independiente y científica…………actualmente, corre el peligro de banalizarse, utilizándose su nombre en numerosos medios de comunicación, coloquios, etc , no siempre por profesionales y en muchas ocasiones, de una forma oportunista y superficial , por ello reivindico la Psicología auténtica y científica.

Es mi apuesta

 

Rita María Tomás Sancho

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.