Nos divorciamos: ¿Cómo se lo decimos a los niños?

Vivimos en una sociedad en la que se producen alrededor de 130.000 divorcios al año, un proceso de cambio, incertidumbre y sufrimiento, en el que los hijos que el matrimonio tiene en común agravan la situación. Es fundamental que los menores ocupen un lugar central en el proceso y cada paso que deis, esté dirigido a salvaguardar su bienestar.

Es normal que tengáis miedo, os sintáis inseguros y no sepáis como afrontar la situación delante de vuestros hijos, la mayoría de vosotros os haréis la siguiente pregunta; “¿Qué le decimos a los niños?” Si el divorcio ha sido de mutuo acuerdo, puede que decidáis introducirles la noticia a vuestros hijos muy poco a poco, con alguna pequeña mentira como; “Papá se va a ir de viaje unos días”. Por otro lado, si se trata de un divorcio conflictivo, en el que uno de los cónyuges abandona el hogar, el progenitor que permanezca en casa con los menores podría decirles; “Papá/Mamá nos ha abandonado, ya no nos quiere”. He señalado estos ejemplos, porque son los que se dan con mayor frecuencia, evitar decirles a vuestros hijos lo que realmente ocurre, puede perjudicar en su desarrollo y bienestar de forma considerable, ellos se merecen conocer la verdad y sobre todo entender y transmitirles que, aunque el amor de sus padres como pareja se haya terminado, su familia continua y el cariño de sus padres nunca les va a faltar. Si vuestros hijos entienden este mensaje, podrán aceptar y adaptarse a esta nueva situación en un tiempo considerablemente menor.

En nuestro centro de psicología hemos recibido a padres que se encuentran en procesos de divorcio, con serias dudas sobre qué decirles a sus hijos sobre lo que está ocurriendo y lo que va a pasar a partir de ahora. Mi objetivo en las siguientes líneas es daros unas pautas básicas para poder afrontar ese momento de forma que genere en vuestros hijos un impacto menor y garantice su bienestar a largo plazo.

 

  • Es un trabajo de ambos.

Previamente debéis sentaros y poneros de acuerdo sobre lo que le vais a contar a vuestros hijos. Los niños deben percibir que se trata de una decisión que habéis tomado de forma conjunta, que existe un acuerdo y no hay ningún culpable.

  • Elegir un buen momento y un lugar confortable.

Es fundamental que, en el momento de sentaros a hablar con vuestros hijos, os sintáis capaces de gestionar y ejercer autocontrol sobre vuestras emociones negativas de ira, frustración o tristeza, para evitar generar sufrimiento añadido en los menores. Además, es importante que elijáis un lugar tranquilo donde los niños se sientan seguros, como por ejemplo el salón de vuestra casa.

  • Comunicación fluida y adaptada.

Tendréis que respetar el turno de palabra, evitando enfrentamientos entre vosotros y reforzando los mensajes de la otra parte. En este punto es imprescindible ejercer control sobre el mensaje verbal, pero también cuidar el mensaje no verbal. Utilizar un tono de voz cálido, sonreír, mostrar cercanía, tranquilidad y serenidad. ¡Ojo con el lenguaje que utilizáis! Importante adaptarlo a la edad de vuestros hijos, pues a un niño de 4 años la palabra divorcio le puede sonar a chino, por lo que deberéis explicarle lo que significa y aseguraros que lo entienden, resolviendo todas sus dudas.

Quedan absolutamente prohibidas frases como:

  • “Tu padre/madre quiere que nos divorciemos”
  • “Tu madre me ha echado de casa”
  • “El papá ha decidido que a partir de ahora vamos a vivir separados”

 

RECORDAR, que vuestros hijos tienen que saber que os vais a divorciar y todos los cambios que esta decisión conlleva, pero no necesitan conocer detalles. Por último, tendréis que aseguraros que os ha entendido y transmitirles que la decisión es definitiva, respetando siempre el ritmo que ellos marquen. Es probable, que en el momento en el que les comunicáis la noticia los niños no tengan ganas de hablar y se pongan a jugar, jugar con ellos, pero cuando necesiten respuestas mostrar una buena disposición a resolver su incertidumbre.

Una buena comunicación, actuará como un factor protector en el proceso de divorcio, contribuyendo al bienestar físico y psicológico de vuestros hijos.

 

 

Ana Clemente Cortés

Psicóloga Jurídica, en  Centro de Psicología Sanitaria Valencia.

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.