¿Pánico o agorafobia? Del dios de los bosques al ágora griega.

Y así Pan, tenía para los griegos el significado del “todo”,  como ese miedo enloquecedor que todos poseen y del que nadie es dueño…

El trastorno de pánico está incluído en el DSM 5 bajo la categoría de trastornos de ansiedad y es, por definición, el miedo al miedo. El pánico (también llamado angustia), se caracteriza por la presencia de unos síntomas fisiológicos muy marcados junto con síntomas de carácter cognitivo  entre los que destacan dos muy característicos: la despersonalización y la desrealización. En total, son 13 los síntomas que indican el ataque de pánico.

-Aumento de la frecuencia cardíaca, sudoración, temblores,sensación de ahogo o falta de aliento, sensación de atragantarse, opresión torácica, “como si tuvieras 100kg presionándote el pecho”, náuseas o molestia abdominal, mareo

-Desrealización o despersonalización (sentirte fuera de tu propio cuerpo o de la realidad), miedo a volverse loco o a perder el control, miedo a morir, parestesias (entumecimiento), escalofríos o sofocos

Además, los ataques de pánico pueden ser de dos tipos según el DSM 5: inesperados o limitados (esperados tras la exposición a un desencadenante ambiental o cuando el sujeto se anticipa a dicha exposición).

Esta diferenciación resulta relevante ya que el trastorno por pánico, requiere que sus ataques sean inesperados como primer criterio diagnóstico. De esta forma, sirve para diferenciarlo de otros trastornos como las fobias específicas o la fobia social.

Aún así, bajo los criterios del DSM-IV-TR hay un trastorno muy comórbido con el pánico y que parece ir siempre de su mano: la agorafobia. Esto se debe a que la agorafobia implica miedo a estar en situaciones o lugares concurridos, donde escapar podría ser difícil en caso de sufrir un ataque de pánico o subpánico. Por lo tanto, esto lleva a la evitación de dichas situaciones llevando en algunos casos a la persona a  ser incapaz de salir de casa.

Si quieres indagar un poco sobre el tratamiento de estos trastornos, te invito a que visites nuestro apartado  http://www.miconsulta.es/ansiedad/ para más información!

Ahora puedes ver claramente la diferencia entre dos trastornos que tantas veces aparecen entremezclados como son el pánico y la agorafobia. Aunque quizás te resulte más fácil pensarlo como yo lo aprendí gracias a ese tinte mitológico…

…Y cada vez que llegaba al ágora de la ciudad, sentía ese miedo incomprensible a no poder escapar si algo malo sucedía. Ese miedo a que apareciera el dios Pan y la dejara allí, encerrada en si misma, presa de sus ataques…

Rebeca Calvo Barros

Estudiante de psicología

Colaboradora del Centro de Psicología Psicología Calma al Mar, de Valencia

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.