Parálisis de sueño

¿Qué es? La parálisis de sueño es un trastorno del sueño bastante frecuente que consiste en la imposibilidad de moverse, aun siendo la persona consciente de lo que le está ocurriendo. Lo único que logra hacer es abrir los ojos, pero la incapacidad de emitir sonidos o realizar movimientos físicos produce una considerable sensación de agobio, que se agrava con el hecho de presentar alucinaciones visuales y/o auditivas. La parálisis cede a los pocos minutos, normalmente a causa de un esfuerzo por incorporarse o del contacto con otra persona que acude alarmada. Una vez despiertos del todo, es aconsejable levantarse y moverse; de lo contrario existe la posibilidad de volver a experimentar un estado de parálisis del sueño.

¿Por qué ocurre? Se explica por una intrusión de un estado de REM durante la vigilia. Durante la fase del sueño REM, el cerebro inhibe buena parte del movimiento para evitar así lesiones involuntarias, dando en este caso como resultado la parálisis. Por tanto, podría decirse que la persona “está despierta mientras parte de su cerebro sigue dormido”.

¿A quién le ocurre? En realidad, y como  ya se ha comentado, es más frecuente de lo que cabría pensar en un primer momento, por lo que le podría ocurrir a cualquier persona independientemente de su salud mental y bienestar psicológico. Así con todo, las posibilidades aumentan con el estrés o cansancio -que produce alcanzar la fase profunda del sueño antes de las dos primeras horas- y el hecho de dormir boca arriba. Asimismo, las personas que padecen ansiedad, trastorno bipolar, depresión y trastorno de estrés postraumático son más propensas a experimentarla periódicamente. Por otro lado, cabe señalar que la parálisis del sueño suele comenzar a una edad temprana, siendo más común en la adolescencia, y desapareciendo a partir de los 30 años.

¿Es peligrosa? En sí, la parálisis de sueño es absolutamente benigna, todas las sensaciones y percepciones son producto de la imaginación de la persona, por lo que no corre peligro real en ningún momento.  Muchas personas afirmar sentir que hay alguien en la habitación con ellos, de hecho es bastante recurrente la visión de un ser grotesco que se sienta sobre su pecho y le oprime la respiración,  pueden llegar a sentir una muerte inminente y asfixia. Esto se conoce como “Fenómenos de hechicería”, y produce que la gente sienta mucha ansiedad y miedo, pero no hay ningún daño físico.

¿Cómo se puede prevenir? Básicamente, la prevención y eliminación de esta experiencia, reside en reducir el nivel de estrés y dormir un número de horas suficientes, cumpliendo con unos horarios de sueño regulares; las rutinas pueden reducir al mínimo los efectos de la parálisis. También puede ser de ayuda hacer ejercicio regularmente, aunque no antes de la hora de dormir; no beber o comer productos con cafeína antes de acostarse; tomar un baño caliente antes de irse a la cama por sus efectos relajantes… En última instancia, y hablando ya de casos más grave, podría recurrirse también a medicación.

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.