¿Por qué eliges el mismo tipo de parejas?

 

 

¿Qué sucede para que te enamores de una persona y elijas estar con ella en pareja?

Puede resultar fácil responder esta pregunta: lo sientes así.

Pero ¿por qué ella y no otra persona?

Hay veces que no sabes exactamente por qué escoges a ciertas personas y no a otras.

Puede que te guíes por algunas características que te resulten atractivas a nivel físico o de personalidad.

Existen estudios que explican estos fenómenos y lo denominan ‘’Imprinting’’.

Es una marca que se ha generado en nuestro cerebro a raíz de nuestras primeras experiencias relacionales, ya sea con nuestra familia como en las primeras relaciones sentimentales o de amistad.

¿Te has preguntado alguna vez por qué caes en relaciones muy parecidas?

Puede que tengas unos patrones pre-establecidos que hacen que te fijes en las mismas características. Esto genera en las relaciones los mismos tipos de conflictos y situaciones con la diferencia de que son parejas diferentes.

Asimismo, al principio de una relación puede que hayas buscado unas características diferentes a esas figuras parentales o que dejaron en ti una marca emocional, pero que inconscientemente tienen algo en común unas con otras.

El comienzo se relaciona saludablemente y cuando surge alguna dificultad en la relación (con el tiempo surgen situaciones problemáticas) hacen que esas inseguridades y miedos aparezcan.

Cuando esto sucede sientes que la persona que conociste no es la que está siendo ahora, que te ha engañado, pero no es así.

Simplemente que al principio la relación era sana y positiva, y en el momento en el que aparecen esas inseguridades la relación comienza a dirigirse a través de ellas, patrones aprendidos en la infancia.

 

Las personas tenemos una gran capacidad de aprendizaje y, por tanto, estos patrones se pueden deconstruir.

Lo importante es que te des cuenta de qué características se están repitiendo en tus relaciones de pareja, qué es lo que no te gusta y no te hace feliz.

Aquí dejo unos pasos a seguir para dejar de reincidir en relaciones que no te hagan feliz:

 

  • Tienes que identificar tus propios miedos. Cuando te conoces y sabes tus inseguridades y sabes transmitirlas y comunicarte con la otra persona, tomas consciencia.

 

  • Fijarte en qué se repite en tus relaciones y qué sueles vivir con tus parejas. Así sabrás qué mejorar de manera individual. Las responsabilidades son de las dos partes, no solo de una.

 

  • Afrontar esos miedos, sin adelantarlos.

 

  • Valórate. Conócete. Todas/os tenemos virtudes y defectos, y conocerlos nos hace tener un mayor nivel de autocrítica y mejora.

 

  • Que no te dé miedo salir de tu zona de confort en las relaciones de pareja. Salir fuera de esos patrones te hará aprender y descubrir cosas que, tal vez, no sabías que te gustaban.

 

Tu felicidad depende de ti no de la otra persona, trabaja para mejorar tú, valórate tú, solo así se lo podrás transmitir a tu compañero/a de vida y podréis tener una relación de pareja sana y positiva.

Si estás en esta situación y quieres conocerte mejor, deconstruir esos patrones o tener una relación de pareja más saludable y no sabes cómo hacerlo, no dudes en contactar con profesionales de la Psicología y Sexología. Podremos apoyarte y darte herramientas para que te sientas mejor contigo misma/o.

 

Blanca Peris Minguet

Psicóloga, Sexóloga, Terapeuta de pareja

Creadora de @blayusex

Colaboradora del Centro  de Psicología Calma al Mar, en Valencia.

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.