Problemas en el Aprendizaje: ¿Tú hijo presenta algunas de estas características?

El fracaso escolar es uno de los temas mas relacionados con las dificultades de aprendizaje en niños de edad escolar. La preocupación en los padres actualmente abunda con mayor prevalencia.

Desde el uso excesivo de las tecnologías hasta aspectos del desarrollo pueden conllevar a que un niño en edad escolar desarrolle problemas en su ámbito escolar afectando desde su desenvolvimiento académico, hasta áreas emocionales y sociales.

Pero ¿Cómo conocer si mi hijo sufre de alguna dificultad en su aprendizaje? ¿Qué tipo de dificultades existen? A continuación presentamos las que son consideradas cómo más significativas:

Dislexia

La dislexia se considera como un trastorno del aprendizaje el cual posee como principal característica la dificultad para leer. Cuando el niño en edad escolar está aprendiendo a leer es común que confunda distintos fonemas como “p” con “q” o “b” con “d”. Sin embargo es importante considerar que después de los 6 años este error ya no es común y es necesario trabajarlo a la mayor brevedad posible. La dislexia se debe a que nuestro cerebro llega a invertir la secuencia visual que recibe mediante los ojos.

La dislexia se puede llegar a presentar también mediante dificultades para la comprensión del lenguaje oral y escrito.

Disgrafía

Este trastorno se refiere a la incapacidad para emitir la escritura correcta de letras y sílabas, suele mostrarse comúnmente en niños con problemas de redacción y composición de un texto, como por ejemplo en la escritura de un cuento o una historia. Así mismo es común que los niños presenten dificultades en la organización de ideas, creando en ellos problemas en su entorno académico y personal.

Discalculia

La discalculia es un trastorno relacionado con la dificultad en las operaciones matemáticas, como por ejemplo, sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, fracciones. Los niños que sufren este trastorno, además, pueden llegar a invertir los números al momento de leer o escribir.

Disortografía

Se refiere a la dificultad con las destrezas ortográficas, a una escritura con grandes faltas que se manifiestan una vez que se ha consolidado la lectura y la escritura.

Si tu niño presenta una dificultad en la escritura específicamente en la ortografía, posiblemente podríamos estar frente a un caso de disortografía. Esta dificultad puede aparecer debido al desconocimiento o negligencia de las reglas gramaticales.

Dislalia

Este tipo de trastorno afecta específicamente al lenguaje oral, se manifiesta por la omisión de sonidos o fonemas, como por ejemplo, un niño que en lugar de decir pato dice bato o sustituye la palabra carro por caro.

La dislalia es una alteración en la pronunciación correcta de las palabras, conllevando a un lenguaje por debajo de la media en los niños, afectando en su desenvolvimiento académico.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Se trata de un trastorno que involucra un grupo de habilidades que son conocida como la función ejecutiva, dicha función afecta la habilidad de enfocarse, concentrarse, organizar y de usar memoria funcional entre otras habilidades.

Todos tenemos síntomas de TDAH en un momento u otro. Pero, para ser diagnosticado con esta condición, los niños deben presentar mucha más dificultad que sus compañeros con ciertas habilidades. Los niños con TDAH también tienen desafíos en más de un área, por ejemplo, en la escuela, en casa y con las amistades.

Trastorno del espectro autista

El trastorno del espectro autista (TEA) se caracteriza por presentar problemas de larga duración con la comunicación e interacción social en distintos contextos, así mismo presenta comportamientos repetitivos y resistencia al cambio.

A continuación se enlistan algunas de sus características:

  • Repetir ciertas conductas o tener comportamientos inusuales
  • Tener demasiado interés en ciertas cosas, como en objetos en movimiento o partes de objetos
  • Tener un interés intenso y prolongado en ciertos temas, como números, detalles o datos
  • Molestarse por algún cambio leve de rutina o por estar en un entorno nuevo o que los estimule demasiado
  • Hacer poco contacto visual o hacerlo de manera errática
  • Tender a mirar o escuchar menos a las personas a su alrededor
  • Rara vez intentar compartir los objetos o actividades que les gustan señalándolos o mostrándolos a otros
  • Responder de forma inusual cuando otras personas muestran ira, angustia o afecto
  • No responder o demorarse para responder a su nombre u otros intentos verbales para captar su atención
  • Tener dificultad para seguir las conversaciones

Andrea Martínez

Psicóloga

Colaboradora del Centro de Psicología Calma al Mar, en Valencia

 

 

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.