Tratamiento de la Aversión al sexo en Valencia

La aversión al sexo, también denominado rechazo sexual o aversión sexual, es un miedo muy intenso e irracional a cualquier tipo de actividad sexual. La persona que lo sufre evita las conductas sexuales propias o ajenas.

Se da una conducta persistente de miedo, asco, repulsión, disgusto y ansiedad ante la presencia de cualquier conducta sexual, y en ocasiones, incluso solo ante el pensamiento relacionado. La intensidad de la reacción que da el individuo frente al estímulo sexual, que siempre resulta aversivo, va desde la ansiedad leve, que no tiene malestar sino ausencia de placer, hasta el malestar psicológico más extremo.

La ansiedad es el rasgo central de esta aversión. Hay muchos grados, desde personas que sufren crisis de angustia extremas, terror y desmayos. Muchos afectados de la aversión al sexo siguen estrategias que se han creado en base a sus experiencias anteriores, como acostarse muy pronto, descuidar el aspecto personal, consumir alcohol u ocupar el tiempo de forma excesiva.

Expresiones como “a mi no me gusta el sexo”, “odio el sexo”, “no siento nada cuando me tocan”, pueden ser típicas en un caso de aversión sexual.

 

Formas clínicas de la aversión al sexo

Este trastorno puede presentarse de diferentes formas, en función del tiempo en que se ha visto afectada la persona:

  • Primaria: Se ha manifestado a lo largo de toda la vida sexual de la persona.
  • Secundaria: Se manifiesta en un punto concreto de la vida sexual de la persona, de forma adquirida debido a un hecho concreto y habiendo tenido anteriormente una vida sexual normal.
  • Situacional: Si dicha aversión se manifiesta en una situación o conducta sexual concreta.
  • Generalizada: Dicha aversión se da en todas las situaciones, y hacia todas las conductas sexuales incluida la imaginación.

La persona que acude a consulta por aversión al sexo

Se han de descartar otros trastornos como vaginismo o eyaculación precoz, que pueden condicionar una aversión por las conductas sexuales si se prolongan en el tiempo.

El tratamiento se realiza a través de la desensibilización sistemática progresiva y la focalización sensorial de la situación que provoca miedo, dentro de un contexto no exigente y que no genera angustia al afectado. De esta forma se acostumbra al paciente a no dar la respuesta ansiosa, que se ha aprendido con el tiempo.

Si tú o tu pareja sufrís un problema de aversión al sexo, nuestro consejo es que solicite rápidamente consulta con un profesional de la psicología. Muchos pacientes tardan años en pedir ayuda desde el momento en el que detectan el problema, y cuanto más tarde la intervención más difícil puede ser el tratamiento. Por ello, cuanto antes se coja, mejores resultados dará.

Ponte en contacto con nosotros a través de la sección de contacto de esta web o del teléfono que figura más abajo.