Sr. Asperger

Fue Hans Asperger en 1944 el primero en hablar del Síndrome de Asperger aunque empleando el término de «psicopatología autista». No fue hasta 1981 cuando Lorna Wing, rescatando el artículo de Asperger, le dio el nombre por el que se conoce actualmente. El síndrome de Asperger se enmarca dentro de los Trastornos del Espectro Autista, concretamente dentro de la categoría de Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD). Es este síndrome uno de los trastornos del desarrollo más enigmáticos. Aunque la intensidad de la sintomatología es más leve que en los cuadros de autismo clásicos o prototípicos, la dificultad principal para ajustarse a las normas sociales despiertan una gran perplejidad. A esta dificultad para conocer y manejar códigos sociales se le suman otras alteraciones, lo que provoca un deterioro significativo en su actividad personal, social y laboral. Rivière describe las características principales que aparecen con frecuencia  en la personas con este síndrome:

  • Trastorno cualitativo de relación: muestran dificultades de relación interpersonal, motivadas por la falta de sensibilidad a la señales sociales, a las pautas de expresiones no verbales, la falta de reciprocidad emocional y la dificultad para entender intenciones ajenas o dobles intenciones
  • Inflexibilidad o rigidez mental y comportamental: presentan rituales complejos y actitudes perfeccionistas extremas. Tienen intereses que les obsesionan.
  • Problemas de lenguaje y del habla: suelen tener un lenguaje pedante y demasiado formal, que llama la atención especialmente en los niños. Suelen ser muy inexpresivo y con características extrañas de tono o ritmo. Además, tienen problemas para saber de que conversar con otras personas y para interpretar los dobles sentidos o las ironías.
  • Presentan también alteraciones de la expresión emocional y motora, dicho de otra forma, suelen ser bastante torpes.
  • Capacidad normal de «inteligencia impersonal»: aparecen habilidades especiales en áreas restringidas.

Si estás preocupada/o porque crees que tú o alguna persona de tu entorno podría tener el Síndrome de Asperger, no dudes en contactar con nosotros y

Recuerda que tendreís algo más en común con personalidades como Albert Einstein, Sheldon Cooper,  Tim Burton o Charles Darwin

 

Sara Arjones González

Psicóloga en formación y colaboradora en «Calma al Mar»

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.