Trastornos de ansiedad en la infancia

La ansiedad es un problema que aparece entre los jóvenes con más frecuencia de la que nos imaginamos. Los motivos o las causas pueden ser muy diversas: una enfermedad, la pérdida de un ser querido, dificultades académicas, problemas intrafamiliares, accidentes o una experiencia traumática.

La presencia de miedos en edades tempranas es algo muy común en los niños, pero no hay que confundir éstos con casos patológicos de ansiedad. La principal diferencia es que los miedos propios de la edad son transitorios, desaparecen con el tiempo y tienen una breve duración.

Las manifestaciones clínicas de la ansiedad en niños y adolescentes varían en función de la edad y de su desarrollo cognitivo.

En las primeras etapas de la infancia se puede observar con frecuencia una inquietud motora, un llanto sin motivo, pérdida del apetito, trastornos del sueño, negativa a separarse de los padres o incluso dolores como cefaleas o dolores estomacales.

En niños más mayores, ya adolescentes, con el desarrollo de las capacidades de comunicación, suelen aparecer emociones como la angustia, dificultades para la concentración y la atención, lentitud de procesamiento e incluso problemas de memoria.

Las consecuencias para estos niños pueden ser muy variadas y pueden afectar en gran medida a su desarrollo personal y a su entorno familiar. Es por ello, que  ante la observación de síntomas que podamos considerar como precipitantes de la ansiedad, acudamos a un especialista, para realizar una observación sistemática, ya que una detección precoz mejora el pronóstico.

 

Silvia Jiménez.

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.