Tricotilomanía

La tricotilomanía es un trastorno que se caracteriza por la necesidad de arrancarse compulsivamente el pelo. Generalmente, del  cuero cabelludo, las cejas o las pestañas.

Esta conducta resulta más compleja de controlar en situaciones de estrés; estos impulsos se acentúan con la finalidad de alcanzar un estado de calma.

La tricotilomanía tiende a aparecer alrededor de los 13 años, aunque pude iniciarse antes, debido a cualquier evento estresante. El DSM-V lo clasifica en el apartado de trastornos relacionados con el trastorno obsesivo-compulsivo, ya que comparte síntomas y determinados mecanismos psicológicos desadaptativos.

 

Los criterios diagnósticos de la tricotilomanía son los siguientes:

  • Arrancarse el pelo de forma recurrente, lo que da lugar a su pérdida.
  • Intentos repetidos de disminuir o dejar de arrancarse el pelo.
  • Arrancarse el pelo causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.
  • El hecho de arrancarse el pelo o la pérdida del mismo no se puede atribuir a otra afección médica.
  • El hecho de arrancarse el pelo no se explica mejor por los síntomas de otro trastorno mental.

El acto de arrancarse el pelo puede aparecer en forma de episodios breves repartidos durante todo el día o en periodos menos frecuentes, pero más sostenidos, de horas de duración, y tales tirones de pelo pueden durar meses o años.

Además, puede ir acompañado de diferentes estados emocionales. Puede provocarse sentimientos de ansiedad o aburrimiento, puede estar precedido de un creciente sentimiento de tensión, o puede conducir a la gratificación, al placer o a una sensación de alivio una vez se ha arrancado el pelo.

La prevalencia de este trastorno oscila entre el 1 y el 2%. Las mujeres se ven más afectadas que los varones. Asimismo, la tricotilomanía suele ir acompañada de otros trastornos mentales, concretamente del trastorno depresivo mayor y el trastorno de excoriación (rascarse la piel).

 

Paula Perales Afán, estudiante de Psicología

Colaboradora del Centro de Psicología
Calma al Mar, en Valencia

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.