Viaje por la sexualidad

¿Por qué crees que actualmente hay libertad sexual, pero por otra parte la sociedad vive en monogamia y no se acepta la infidelidad?

 

A lo largo de la historia y bajo la influencia directa de la religión, se nos ha transmitido cómo vivir, sentir y experimentar nuestra sexualidad, sin embargo, otras formas de vivenciar las relaciones no conservadoras han evolucionado a lo largo de la historia y también se han ido implantando poco a poco en la sociedad.

Haciendo un pequeño análisis histórico, en la prehistoria la sexualidad estaba ligada al fin de la supervivencia y se vivía en la monogamia. Igualmente pasaba en el judaísmo. La mujer era parte del patrimonio del hombre, pero éste sí podía tener relaciones con más de una mujer. El Rey Salomón por ejemplo tuvo hasta 700 esposas y 300 amantes. Sin embargo, si la mujer era infiel era apedreada.

Viaje por la sexualidad

Lo mismo pasaba con los egipcios, pero estos vivían la sexualidad de forma un poco más liberal y erótica. Poco a poco fue evolucionando, y en la Antigua Grecia la sexualidad y el amor ya se vivían de una forma completamente abierta, como forma de educación, exaltando el placer, el hedonismo y el erotismo. Se aceptaba la infidelidad, la práctica de orgías, y las prácticas homosexuales. Aún así la mujer seguía siendo propiedad de los hombres y su única función era la reproducción, siendoles castigada la infidelidad.

En la Edad Media, con la llegada de la religión católica, se adquirió un modelo de familia patriarcal, comenzaron a haber prohibiciones y todo acto sexual que no tuviera el fin de la procreación era repudiado. El erotismo, la homosexualidad y el desnudo eran severamente castigados. Había una gran represión femenina, pero permisividad masculina. Esta idea moralista de la sexualidad empezó a marcar mucho las siguientes sociedades.

Viaje por la sexualidad

Más tarde en la Época Victoriana, siguiendo la misma línea, se seguía percibiendo la sexualidad como algo pernicioso. Aparecen tabús y mitos respecto a la sexualidad, que infunden en la gente miedo y culpabilidad. Se consideraba que las mujeres tenían nula o poca capacidad de respuesta sexual y se les diagnosticaba de histeria femenina. Sin embargo, los hombres podían ejercer adulterio, promiscuidad y otras prácticas nada conservadoras.

A partir del siglo XX es cuando realmente se empieza a dar más importancia a la sexualidad, tanto para el hombre como para la mujer. Empieza a haber más comprensión y consecuentemente más libertad.

Es hacia los años 60 cuando se da la revolución sexual unida a la liberación de la mujer. Las mujeres empezaban a tener control sobre su propio cuerpo y podían disfrutar del sexo extramatrimonial, con un fin de placer y no de procreación. Sin embargo, a su vez, se da un paso atrás ya que se considera la homosexualidad como un trastorno y se ve como negativo el estar con más de una persona a la vez. Se nos fue transmitiendo la idea idealizada de pareja como un amor romántico compartido en exclusiva por dos.

Todo ello ha influido hasta la actualidad en la forma que vivimos las relaciones y la sexualidad. Sin embargo, actualmente está habiendo una revolución sexual con distintos movimientos sociales que favorecen la desaparición de ciertos tabúes, la difusión sobre la igualdad de género, la visibilidad sobre las orientaciones sexuales, los distintos tipos de familias y de relaciones afectivas, el erotismo, los fetiches, o en general, la transmisión de distinta información sobre la sexualidad desde la base de la educación.

¿Y a ti, qué opinión te sugiere este tema?

 

ALBA USÓ GONZÁLEZ

-PSICÓLOGA GENERAL SANITARIA-

E-mail: albausopsicologia@gmail.com

Instagram: albausopsicologia

Comparte en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.