Terapia de Pareja

Contenidos:

¿Qué temas tratamos en terapia de pareja?

¿Qué hago si mi pareja no quiere acudir a consulta?

¿Tenemos que ir siempre los dos juntos a la terapia de pareja?

¿Qué podemos esperar si vamos a terapia de pareja en esta consulta de Valencia?

Motivos por los que una pareja rompe

¿Qué temas tratamos en terapia de pareja?

En consulta tenemos una extensa experiencia en el tratamiento de problemas vinculados con la pareja. Entre ellos, los más frecuentes que hemos visto durante los últimos años son:

 

Merece un trato especial el éxito que tienen los problemas sexuales cuando acuden a terapia. Entre ellos, tenemos experiencia en el tratamiento de:

  • Eyaculación precoz
  • Vaginismo o dolor en el coito
  • Falta de deseo sexual
  • Impotencia
  • Anorgasmia
  • Adicción al sexo

 

¿Qué hago si mi pareja no quiere acudir a consulta?

En un porcentaje amplio de las terapias de pareja que atendemos en consulta uno de los miembros de la pareja tiene más motivación para acudir a consulta que el otro miembro de la pareja.

En algunos casos, la falta de motivación hace incluso que uno de los miembros no quiera acudir a una primera cita.

Si se produce esto, nuestro consejo es que la persona que tiene más motivación acuda para recibir un asesoramiento vinculado con su relación de pareja.

Esta primera cita de uno de los dos suele ser muchas veces el motivante para que la otra parte acuda a consulta. En ocasiones lo hace para dar su punto de vista acerca de la relación. Otras veces, lo hace para dar información que pueda ayudar a la pareja a encontrarse mejor.

¿Tenemos que ir siempre los dos juntos a la terapia de pareja?

A la primera cita sí es conveniente que vengáis los dos. Como comentábamos arriba, muchas veces uno de los dos no quiere iniciar la terapia desde el primer momento. Espera a que sea el otro el que acude a algunas consultas y le vaya dando información sobre cómo es el psicólogo y qué hacen en consulta. A partir de ahí, el segundo miembro de la pareja se suele motivar para empezar a venir a tratamiento también.

Si desde el primer momento acudís los dos miembros de la pareja a consulta, lo más frecuente es que el psicólogo que os atenderá en nuestro despacho de Valencia os plantee que acudáis a la siguiente sesión por separado. De este modo, ambos tendréis la posibilidad de hablar de temas que quizá os resulten más cómodos de tratar sin vuestra pareja delante. Además, el psicólogo os dará unas pautas específicas para cada uno de vosotros, que marcarán el inicio del cambio en vuestra relación.

En las siguientes sesiones va a ser habitual que haya sesiones a las que se os pida que acudáis juntos, y también otras a las que vendréis por separado.

Es importante que sepas que lo que tú digas en las sesiones en las que no esté tu pareja delante se mantendrá por parte del psicólogo como una información confidencial. Es importante que así sea para encontrar la máxima sinceridad por parte de los dos miembros de la pareja.

¿Qué podemos esperar si vamos a terapia de pareja en esta consulta de Valencia?

Si tomáis la decisión de venir a nuestra consulta, podéis esperar varias cosas:

  1. Lo más importante: marcaréis un cambio de tendencia en vuestra relación. Si estáis pensando en acudir a terapia de pareja es porque lleváis ya bastante tiempo mal. No parece posible que la relación, por sí sola, vaya a mejorar. Acudir a terapia de pareja hará que rompáis ese estancamiento e inmovilidad. 
  2. El psicólogo que os atienda es un profesional bien cualificado para tratar conflictos y problemas de parejas. Eso significa que el psicólogo no se posicionará por ninguno de los dos. Nuestra labor es ayudaros a estar mejor como pareja, daros pautas y enseñaros técnicas para que os comuniquéis mejor.
  3. La inmensa mayoría de las parejas que venían motivadas para seguir juntas, han conseguido resolver sus diferencias y hoy en día no sólo permanecen juntas sino que definen su relación actual como “muy buena“.
  4. Hay parejas que tenían muy claro que no querían continuar juntas. En estos casos consiguieron una ruptura tranquila, sin agresividad gratuita hacia el otro, sin rencor, sin culpa y con la tranquilidad de saber que habían tomado la decisión que tocaba tomar. En los casos en los que hay hijos en común debería ser una pauta para los padres el permitir recibir asesoramiento psicológico para un divorcio tranquilo que no afecte al desarrollo psicológico del menor.

separación y divorcio en Valencia

Motivos por los que una pareja rompe

Desde nuestra experiencia en la consulta de psicología de Valencia hemos visto una serie de motivos que son los más frecuentes por los que un pareja rompe la relación.

Las cifras de separaciones y divorcios han venido incrementándose durante las últimas décadas. Cada pareja alega sus propias motivaciones que le llevan a tomar la decisión de separarse. Cuando se comparan todas esas razones, vemos que hay una confluencia general en 5 factores comunes.

Trabajar esos 5 factores desde el momento en el que se inicia la relación mejora la convivencia y previene la posibilidad de que la relación no se consolide. También hay que mencionar antes de pasar a citar los 5 factores, que la aparición de uno o varios de estos factores no tiene que hacernos pensar que la pareja puede tender a desestabilizarse o romper por él. Hay parejas que conviven felices toda la vida, incluso con la presencia de varios de estos factores. Eso se suele deber a que en todas las parejas hay factores compensatorios que hacen que se suplan las carencias que generan estos elementos potencialmente generadores de crisis.

Esos 5 factores de los que venimos hablando son:

1-. Los niveles de actividad muy diferenciados. Uno de los miembros de la pareja es una persona muy activa, enérgica, sociable. Disfruta de estar haciendo actividades frecuentes. Se sume en la desesperación si tiene que estar varios días sin salir de casa, sin socializarse o sin hacer actividades con otra gente. La otra parte de la pareja es todo lo contrario. Más bien casera, solitaria, amedrentada, tranquila, con falta de energía. Disfruta pasando la tarde sola leyendo un libro, o ordenando la casa.

2. Falta de habilidades de comunicación.  Es, por excelencia, uno de los principales motivos por los que las parejas se separan. Por eso, una buena parte de las terapias de pareja que llevamos a cabo en nuestra consulta de psicología de Valencia se centran en realizar un entrenamiento en habilidades de comunicación. Aquí tocamos temas tan importantes como la habilidad de escucha, la empatía, la comunicación no verbal, la asertividad, cómo realizar críticas, cómo recibir críticas de la otra parte, y cómo apartar el ego para que no nos ponga a la defensiva continuamente y veamos todo como un ataque.

3-. Pensamientos de celos. Las personas celosas tienden a querer controlar el comportamiento de su pareja. Analizan todo lo que hace. Se sienten desesperados cuando algo escapa a su control. Tienen con frecuencia pensamientos e imágenes de su pareja poniéndoles los cuernos. Se irritan cuando les falta información, o cuando una información que reciben no les parece muy creíble. Dudan continuamente de dónde ha estado o qué ha hecho su pareja. Discuten con ella por los planes libres que la pareja decide hacer. Con frecuencia suelen actuar de forma culpabilizadora, como retirando la palabra a la pareja, o con frases como “si me quisieses no irías ahí”, o “a saber qué vas a buscar”.

4. Comportamientos sexuales descompensado.  Cuando una de las partes tiene la libido mucho más alta que la otra suelen aparecer sensaciones de frustración en una de las partes, y a veces de ansiedad en la otra por no estar dándole a su pareja lo que necesita. O por considerar que su pareja es demasiado exigente a nivel sexual.  La satisfacción sexual acostumbra a ser un apartado importante en todas las parejas. La insatisfacción suele venir dada sobre todo por la diferencia en la apetencia sexual. Esto es, en la frecuencia en la que uno y otro quieren tener sexo. Pero hay muchas rupturas que se han dado también por la negación de la otra parte a llevar a cabo determinadas prácticas sexuales (como por ejemplo el sexo oral), o participar de fetiches (por ejemplo el fetiche de dejar chupar los pies), o fantasías (como participar en tríos).

5. Optimismo y pesimismo. Hay personas muy positivas que tienden a ver la vida con un pronóstico de que todo va a ir bien. Sonríen. Se definen como felices. Tienen la sensación de que el presente es alentador y el futuro esperanzador. Luego, hay otras personas que son todo lo contrario. Personas que temen al futuro porque creen que puede traer múltiples desgracias. No valoran ni agradecen lo que tienen, porque piensan que no es tan bueno como algo que podrían llegar a tener. Pero saben que ese algo no lo van a alcanzar. Por eso se desesperanzan, y se sumen en una sensación de tristeza casi continua. Cuando las dos partes se juntan: lo positivo y lo negativo, podríamos pensar que se atraen (por aquel refrán que dice que los polos opuestos se atraen), sin embargo, lo que suele generar a medio y largo plazo es una sensación cada vez mayor del compañero. Una tensión presente en muchas conversaciones. Una sensación de falta de empatía y comprensión de la otra parte. Todo ello junto tiende a llevar a la pareja a la separación.

 

Si buscas psicólogos expertos en terapia de pareja en Valencia, no dudes en contactarnos.