Terapia de Pareja en Valencia

Contenidos:

¿Qué temas tratamos en terapia de pareja?

¿Qué hago si mi pareja no quiere acudir a consulta?

¿Tenemos que ir siempre los dos juntos a la terapia de pareja?

¿Qué podemos esperar si vamos a terapia de pareja en esta consulta de Valencia?

 

¿Qué temas tratamos en terapia de pareja?

En consulta tenemos una extensa experiencia en el tratamiento de problemas vinculados con la pareja. Entre ellos, los más frecuentes que hemos visto durante los últimos años son:

 

Merece un trato especial el éxito que tienen los problemas sexuales cuando acuden a terapia. Entre ellos, tenemos experiencia en el tratamiento de:

  • Eyaculación precoz
  • Vaginismo o dolor en el coito
  • Falta de deseo sexual
  • Impotencia
  • Anorgasmia
  • Adicción al sexo

¿Qué hago si mi pareja no quiere acudir a consulta?

En un porcentaje amplio de las terapias de pareja que atendemos en consulta uno de los miembros de la pareja tiene más motivación para acudir a consulta que el otro miembro de la pareja.

En algunos casos, la falta de motivación hace incluso que uno de los miembros no quiera acudir a una primera cita.

Si se produce esto, nuestro consejo es que la persona que tiene más motivación acuda para recibir un asesoramiento vinculado con su relación de pareja.

Esta primera cita de uno de los dos suele ser muchas veces el motivante para que la otra parte acuda a consulta. En ocasiones lo hace para dar su punto de vista acerca de la relación. Otras veces, lo hace para dar información que pueda ayudar a la pareja a encontrarse mejor.

 

¿Tenemos que ir siempre los dos juntos a la terapia de pareja?

A la primera cita sí es conveniente que vengáis los dos. Como comentábamos arriba, muchas veces uno de los dos no quiere iniciar la terapia desde el primer momento. Espera a que sea el otro el que acude a algunas consultas y le vaya dando información sobre cómo es el psicólogo y qué hacen en consulta. A partir de ahí, el segundo miembro de la pareja se suele motivar para empezar a venir a tratamiento también.

Si desde el primer momento acudís los dos miembros de la pareja a consulta, lo más frecuente es que el psicólogo que os atenderá en nuestro despacho de Valencia os plantee que acudáis a la siguiente sesión por separado. De este modo, ambos tendréis la posibilidad de hablar de temas que quizá os resulten más cómodos de tratar sin vuestra pareja delante. Además, el psicólogo os dará unas pautas específicas para cada uno de vosotros, que marcarán el inicio del cambio en vuestra relación.

En las siguientes sesiones va a ser habitual que haya sesiones a las que se os pida que acudáis juntos, y también otras a las que vendréis por separado.

Es importante que sepas que lo que tú digas en las sesiones en las que no esté tu pareja delante se mantendrá por parte del psicólogo como una información confidencial. Es importante que así sea para encontrar la máxima sinceridad por parte de los dos miembros de la pareja.

 

¿Qué podemos esperar si vamos a terapia de pareja en esta consulta de Valencia?

Si tomáis la decisión de venir a nuestra consulta, podéis esperar varias cosas:

  1. Lo más importante: marcaréis un cambio de tendencia en vuestra relación. Si estáis pensando en acudir a terapia de pareja es porque lleváis ya bastante tiempo mal. No parece posible que la relación, por sí sola, vaya a mejorar. Acudir a terapia de pareja hará que rompáis ese estancamiento e inmovilidad. 
  2. El psicólogo que os atienda es un profesional bien cualificado para tratar conflictos y problemas de parejas. Eso significa que el psicólogo no se posicionará por ninguno de los dos. Nuestra labor es ayudaros a estar mejor como pareja, daros pautas y enseñaros técnicas para que os comuniquéis mejor.
  3. La inmensa mayoría de las parejas que venían motivadas para seguir juntas, han conseguido resolver sus diferencias y hoy en día no sólo permanecen juntas sino que definen su relación actual como “muy buena“.
  4. Hay parejas que tenían muy claro que no querían continuar juntas. En estos casos consiguieron una ruptura tranquila, sin agresividad gratuita hacia el otro, sin rencor, sin culpa y con la tranquilidad de saber que habían tomado la decisión que tocaba tomar. En los casos en los que hay hijos en común debería ser una pauta para los padres el permitir recibir asesoramiento psicológico para un divorcio tranquilo que no afecte al desarrollo psicológico del menor.