Estado de ánimo

Tratamiento de la depresión

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?
¿Cuáles son las fases en el tratamiento de la depresión en la consulta de Valencia?
¿Qué puedo hacer si un amigo tiene depresión?
¿En qué consiste la depresión postparto?

Tratamiento de la distimia

¿Qué es la distimia?
¿Cómo sé si tengo distimia?

Tratamiento del duelo patológico. No superar una pérdida o un cambio en la vida.

¿Cómo sé si mi duelo es un duelo normal o un duelo patológico?
Tipos de duelo que hemos tratado en nuestra consulta de Valencia
Tratamiento del duelo patológico

Cuáles son los síntomas de la depresión

Es importante que tengas en cuenta que uno mismo no se puede diagnosticar depresión. Hay muchos otros criterios que se deben de tener en cuenta a la hora de establecer que una persona tiene un problema psicológico, y ha de ser el profesional sanitario el que identifique tanto el problema como el tratamiento para la depresión.

Dicho esto, los principales síntomas que presentan los pacientes que acuden a nuestra consulta de Valencia son:

  • La tristeza de las personas deprimidas. El síntoma más relevante de la depresión es la tristeza sostenida a lo largo de los días, con sensación de vacío.
  • Ansiedad asociada a la depresión. Muchos pacientes con depresión tienen también problemas de ansiedad vinculada con la depresión.
  • Con frecuencia aparece una falta de capacidad para disfrutar de las cosas. “Las cosas que antes me gustaban, ahora no me provocan disfrute”
  • El Cansancio. La falta de energía y la apatía son otros síntomas habituales.
  • La desesperanza. Es habitual también que el paciente con depresión presente una sensación de falta de esperanza y un pensamiento pesimista con respecto al futuro.
  • Hay una frecuente sensación de inutilidad y de impotencia.
  • El paciente puede tener una frecuente sensación de culpa
  • Muchos pacientes con depresión presentan estados de irritación repentinos.
  • Pérdida de interés en las actividades o pasatiempos que antes disfrutaba.
  • En casos moderados y severos se dan pérdidas o ganancias de peso importantes.
  • Problemas relacionados con los ciclos de sueño, que pueden consistir en dificultades para quedarse dormindo, o despertares repentinos con dificultad para quedarse dormido de nuevo, o sensación de tener mucho sueño durante todo el día.
  • Pueden aparecer pensamientos suicidas
  • En casos muy graves puede haber incluso intentos de suicidio.

 

Fases en el tratamiento de la depresión en nuestra consulta de Valencia

1.- Primera fase en el tratamiento de la depresión

Entrevista con el paciente. Se realiza en la primera sesión o las dos primeras sesiones. En ellas el psicólogo te irá haciendo preguntas diagnósticas para conocer el problema con el que elaborar una hipótesis sobre cuál es el problema, qué lo origina, cómo se mantiene y qué línea va a resultar de utilidad de cara a un tratamiento. Las preguntas del psicólogo van encaminadas también a hacer lo que llamamos en consulta un “diagnóstico diferencial”.

El diagnóstico diferencial para la depresión consiste en determinar qué problema psicológico está detrás de los síntomas del paciente mediante la exclusión de otras posibles causas que tengan síntomas parecidos. Es decir, averiguar si lo que el paciente tiene es realmente una depresión, o bien es un problema diferente que también se trata de forma diferente.

Por ejemplo hay que hacer un diagnóstico diferencial entre:

  • La depresión y el trastorno bipolar.
  • La depresión y la baja autoestima.
  • La depresión y la tristeza.

Es función del profesional sanitario hacer preguntas para conocer cuál es exactamente la problemática del paciente, de cara a establecer el tratamiento más adecuado.

 

2.- Segunda fase en el tratamiento de la depresión

Establecimiento de un diagnóstico y explicación al paciente del mismo. Se realiza habitualmente entre la segunda y tercera sesión. Partiendo de la información que el psicólogo ha recibido del paciente, le ofrece una explicación causal de su problema y se le proponer al paciente una línea de tratamiento para la depresión.

3.- Tercera fase en el tratamiento de la depresión

En esta fase el paciente encuentra cambios en su vida y va experimentando la mejoría que le lleva a la solución de su problema. La duración de esta fase va a depender de la gravedad inicial de la depresión y de la dedicación que realice el paciente para las tareas terapéuticas que se le pida realizar entre sesión y sesión.

Esta tercera fase tiene tres componentes que se producen en la mayor parte de las sesiones dedicadas propiamente a buscar la mejoría:

  1. Un componente educativo. El psicólogo explica al paciente los mecanismos que están haciendo que tenga esas sensaciones y emociones vinculadas con la depresión. En esta fase educativa de la depresión el paciente comprende qué elementos en su vida cotidiana están detrás de que el problema se mantenga en el tiempo. Aquí encontramos tanto:
  • Formas de pensar del paciente (es una de las parte más importantes)
  • Comportamientos
  • Decisiones sobre la vida diaria
  • Relaciones interpersonales
  • Logro de objetivos vitales.

2. Un componente de pautas de actuación. El psicólogo irá planteando al paciente formas concretas de actuar que están vinculadas con sus emociones y estado de ánimo. Llevar a cabo estos comportamientos concretos irá mejorando progresivamente el estado de ánimo del paciente hasta restablecerlo a un estado de bienestar y satisfacción con la propia vida.  Algunos ejemplos de estos componentes podría ser:

  • Marcar cambios en la forma que se tiene de actuar con la pareja, familia o amigos
  • Establecer comportamientos concretos para relacionarse con los compañeros de trabajo
  • Establecer rutinas, hábitos y una estabilidad en el día a día del paciente

3. Un componente basado en la adquisición de nuevas habilidades. La depresión de muchos de los pacientes que nos han ido llegando a nuestra consulta de psicología en Valencia tenía su causa (o bien su mantenimiento) en que el paciente no tenía suficientemente desarrolladas algunas habilidades, y no sabía cómo se hacen bien estos comportamientos. Nuestra experiencia nos muestra que cuando se dan carencias en estas habilidades, la generación (o el mantenimiento) de la depresión se acentúan. Por lo tanto, en las consultas te enseñaremos técnicas para que solventes estas carencias. Por ejemplo, las más habituales que hemos visto son:

  • La habilidad para decir “no”, y que no se aprovechen de ti. Muchas veces uno se encuentra haciendo cosas que no desea, simplemente porque no ha sabido cómo decir que no a otra persona
  • La habilidad para hacer críticas a otras personas que tienen un comportamiento que te disgusta
  • La habilidad para recibir críticas de los demás sin sufrir malestar ni un desgaste emocional

 

4.- Cuarta fase en el tratamiento de la depresión.

Llegamos a esta fase cuando el paciente ya se encuentra mucho mejor. Es la fase final, y está centrada en la prevención de recaídas y el alta terapéutica. Suele durar una sola sesión, y en ella se hacen dos cosas:

  • Valorar qué nuevos comportamientos y formas de pensar ha instaurado el paciente en su día a día, para reforzar que los conozca bien y que los mantenga en el tiempo.
  • Valorar posibles situaciones de riesgo que podrían precipitar una recaída y planificar factores protectores de cara a controlar los estados emocionales bajos, para impedir que provoquen un nuevo problema persistente en la persona. Todas las personas pasamos por estados de ánimo bajos a lo largo de nuestras vidas. El paciente ha de saber lidiar con esas situaciones futuras haciendo que no se conviertan en un problema.

 

Si tienes un estado de ánimo bajo y crees que puede ser un problema para ti, nuestro equipo de psicólogos en Valencia te puede ayudar. Llámanos para concertar una cita.

 

¿Qué puedo hacer si un amigo tiene depresión?

Esta es una pregunta que nos llega con frecuencia. Prácticamente todo el mundo tiene una persona conocida que o ha sufrido o está sufriendo depresión. Si esa persona es muy allegada, es familiar, o es un buen amigo, te vas a sentir con cierta responsabilidad de ayudarle para que lo lleve mejor. ¿Qué puedes hacer? Por nuestra experiencia en la consulta de psicología planteamos varias ideas:

1.- Ayudarle a darse cuenta de que tiene un problema.

Es difícil que puedas ayudar a tu amigo si éste no se da cuenta de que tiene un problema psicológico. Lo mejor que puedes hacer es ser sincero con esa persona y decirle qué es lo que piensas. Cuando lo hagas, no te quedes solo con darle tu opinión. Apóyate en hechos objetivos. Menciona comportamientos de ese amigo que estén detrás de lo que puede estar detrás de un problema psicológico.

2.- Muéstrale tu aceptación y apoyo incluso si decide no acudir a un psicólogo.

Hay veces en las que una persona deprimida no da el paso de buscar ayuda profesional. A veces es por miedo de no saber qué va a encontrarse. Otras veces puede ser porque esa persona no crea realmente que tiene un problema psicológico. Si le presionas, le insistes, o le haces sentir culpable, no vas a encontrar más que el efecto contrario a lo que buscas. Lo que mejor puedes hacer es proporcionarle tu apoyo incondicional y mostrarle que seguirás estando ahí independientemente de la decisión que esa persona tome.

3.- Ofrécete para acompañarle a un psicólogo si esa persona ves que apreciaría tu ayuda. 

Valora si tu amigo se encontraría mejor si le acompañases a un psicólogo. Si es así, muéstrate disponible y accesible para hacerlo. Para muchas personas acudir a un psicólogo es algo nuevo, desconocido, y sienten cierta incertidumbre y ansiedad. Ir acompañado puede ser para esa gente la ayuda que necesitan para dar ese paso.

 

¿En qué consiste la depresión postparto?

El término depresión postparto es comúnmente utilizado para hablar de un proceso de tristeza profunda, falta de energía y bajón en el estado de ánimo, que sufren algunas mujeres poco después del dar a luz. Estas emociones se suelen acompañar de un pensamiento de no ser capaz de hacer frente a la nueva situación.

La aparición de la depresión postparto puede variar. En nuestra consulta las madres que hemos atendido indicaban que la depresión les comenzó entre los 3 meses y el año de haber dado a luz.

Los síntomas más frecuentes de la depresión postparto que hemos visto en nuestra consulta de Valencia son:

  • Tristeza de la madre.
  • Disminución de la capacidad de disfrutar de las cosas. Las madres que hemos tenido en consulta nos comentaban cosas como “no encuentro disfrute en hacer cosas que antes me gustaba mucho hacer, como montar en bici por senderos rodeados de árboles”.
  • Sensación de alta irritabilidad. Las madres se alteran incluso por pequeños problemas.
  • Alto grado de fatiga psicológica por los pensamientos deprimidos, que se suma a la propia fatiga física y psicológica que implica acabar de tener un bebé
  • Sensación de no querer estar con su hijo, de no querer cuidarle.
  • Las madres expresan que los días discurren con mucha lentitud.
  • Falta de apetito
  • Dificultad para dormir.
  • Miedo a no saber afrontar bien esta nueva etapa de su vida. Sensación de ser incapaz de responder a lo que el nuevo rol le obliga.

Si como madre tienes este tipo de síntomas no debes considerarte una persona débil, ni con falta de capacidades.  Según diferentes estudios, entre un 10 y un 20 por ciento de las madres van a sufrir algún nivel de depresión postparto después de dar a luz. Tu situación, por lo tanto, es bastante común como ves. Incluso las mujeres más fuertes pueden sufrir con facilidad una depresión postparto.

En algunos casos la depresión postparto es un estado transitorio que se recupera de forma espontánea conforme el bebé va cumpliendo semanas. En otros casos la depresión postparto puede encadenarse con sucesivas depresiones que se pueden mantener a lo largo de los años, si la madre no recibe asesoramiento psicológico realizado por psicólogos. Multitud de estudios como esta investigación psicológica realizada en el año 2014 respaldan que las mujeres con depresión postparto obtienen importantes mejorías cuando acuden a psicoterapia. Por lo tanto, es muy recomendable que las personas con este tipo de depresión pidan cita a un psicólogo especializado.

¿Qué es la distimia?

La distimia es un trastorno en el estado de ánimo que se caracteriza por un bajo estado de ánimo y una baja autoestima. Se prolonga durante como mínimo dos años de forma sostenida en el tiempo, sintiendo este estado de ánimo bajo prácticamente a diario.  La diferencia fundamental con la depresión es que en la depresión los síntomas son más acusados y generan una incapacidad mayor. En la distimia el estado de decaimiento es más leve, pero no por ello ha de dejar de ser preocupante porque afecta a diario en la vida de la persona.

¿Cómo sé si tengo distimia?

Si has leído el párrafo anterior en el que te comentamos qué es la distimia y te sientes identificado con lo que en él se describe, la mejor forma para saber si padeces este trastorno es acudir a la consulta de psicología y que un psicólogo experto valore la presencia de estos síntomas, y descarte la presencia de otros trastornos que también presentan la misma sintomatología, pero que tienen una causa distinta y reciben un tratamiento totalmente diferente.

Si lo deseas, puedes llamarnos ahora por teléfono

¿Cómo sé si mi duelo es un duelo normal o un duelo patológico?

El duelo normal es una reacción emocional y comportamental que se inicia en las personas cuando sufrimos una pérdida.

Estas reacciones pueden ser tanto más intensas cuanto más vínculo hayamos tenido con lo que hemos perdido, o por nuestros hábitos de reacción natural ante estas situaciones.

No solo tenemos reacciones emocionales de duelo ante el fallecimiento de seres queridos (abuelos, padres, tíos…), sino que también pueden aparecer las mismas reacciones de duelo ante la pérdida de relaciones (divorcios, rupturas de buenas amistades…) o ante cambios en las rutinas diarias (despidos, jubilaciones…) o del lugar donde vives (mudanzas, traslados, emigraciones…)

La tristeza ante la pérdida algo o alguien importante para nosotros no ha de considerarse como una tristeza patológica, ni tampoco como un trastorno. Es totalmente normal, y significa que tu sistema emocional funciona bien. Incluso si lloras, si sientes rabia, ira, enfado, decaimiento, desgana o culpa. Son todo síntomas normales que se producen en estas situaciones.

El duelo se convierte en un duelo patológico si con el paso del tiempo no reestableces un estado normal y natural para ti de ánimo. Si continúa el decaimiento. Si continúa el malestar. Si los pensamientos siguen estando, a diario, muy vinculados con eso que has perdido. Si aparecen frecuentes deseos de recuperar lo perdido, o de que no se haya marchado, y si eso te dificulta o incapacita en tu día a día para tener una vida normal.

En esos casos, es necesario que pidas ayuda a un psicólogo que te dé las pautas y te enseñe las formas de volver a recuperar un estado de ánimo adecuado.

 

Tipos de duelo que hemos tratado en nuestra consulta de Valencia

La gente tiende a asociar el concepto de “duelo” únicamente con la pérdida por fallecimiento de un ser querido. Sin embargo, los síntomas psicológicos de duelo pueden venir dados por muchos otros tipo de pérdidas. Durante los últimos años hemos tratado en nuestra consulta de Valencia a personas que sufrían emocionalmente por las siguientes situaciones:

  • Duelo por la pérdida de los propios padres. Es el duelo más frecuente de las personas. El fallecimiento de los propios padres es algo que suele causar un dolor emocional muy elevado.
  • Duelo por la pérdida de los que pertenecen a la misma generación. Lo hemos visto sobre todo en personas de más de 70 años, que han ido viendo como sus amigos más cercanos fallecían.
  • Duelo por la pérdida de la función parental a medida que los hijos crecen. Cuando los hijos van creciendo, llegando a la adolescencia, y sobre todo cuando salen de ella, el rol de padres cambia. Los padres dejan de tener el rol de principal proporcionador de ayuda. Mucha gente sufre cuando deja de sentir esta necesidad primordial por sus hijos.
  • Duelo por la pérdida de la juventud. Algo que mucha gente ve como algo totalmente normal y evolutivo, otras personas lo experimentan con un nivel de sufrimiento muy grande. El duelo por la pérdida de la juventud lleva a tener sentimientos depresivos en cada cumpleaños, y también al pensar que uno se va haciendo mayor.
  • Duelo por la pérdida de las capacidades cognitivas. Algunas personas que hemos atendido en consulta acudieron a nosotros por una gran sensación de tristeza por notar que sus capacidades cognitivas como iban disminuyendo. La principal que hemos atendido es la sensación de que se pierde la memoria.
  • Duelo por la pérdida de la capacidad reproductora o del atractivo sexual.  En consulta hemos atendido a mujeres que habían pasado por una intervención quirúrgica con resultado de pérdida de la matriz, que le imposibilitaba tener hijos biológicos. También mujeres con mastectomía, a la que la pérdida de las mamas les había repercutido a nivel psicológico por el descenso del atractivo sexual que sentían en ese momento.
  • Duelo por separaciones y divorcios. Es otro de los duelos más frecuentes que vemos los psicólogos en consulta. La separación de una persona que ha sido muy significativa en tu vida puede llevarte a niveles de tristeza o depresión altos. Este duelo tanto se puede producir con parejas que lleven más de 20 años juntos, como con parejas que lleven muy poco tiempo, pero que el significado que tiene la otra persona es muy relevante para uno mismo. Por ejemplo, hemos visto a personas jóvenes con un duelo muy marcado cuando no llevaban más que varios meses saliendo con una pareja con la que habían cortado la relación recientemente. El motivo que alegaban del “enganche emocional” tan grande es porque esa era la primera persona con la que se habían planteado tener hijos y formar una familia.  En otras ocasiones el duelo se produce por la ruptura de una pareja de larga duración, en la que no solo se produce un duelo por la relación, sino también por muchas otras cosas que suelen ir vinculadas con la ruptura (abandonar la vivienda, dejar algunos amigos que son amigos de la otra parte, no ver a los hijos que se tienen en común todos los días, etc.)
  • Duelo por abandonar tu ciudad o tu país de origen.Cuando una persona tiene que mudarse de una región en la que ha vivido un tiempo, o en la que se encuentra arraigada, tiende a sufrir los síntomas del duelo. Aquí hemos visto a pacientes que habían venido a Valencia provenientes de otras ciudades de España, motivado por un ascenso en el trabajo. Incluso ante estas buenas noticias, el cambio de residencia podría llevar a un sufrimiento psicológico. Por lo tanto, es comprensible también que las personas que han tenido que abandonar su país en búsqueda de un sustento puedan mostrar unas emociones similares.
  • Duelo por la pérdida de las posesiones. Por ejemplo, cuando una persona ha perdido su casa por un desahucio. También se produce si eres víctima de un robo en el que te quitan objetos que tengan un especial significado emocional para ti.
  • Duelo por la pérdida de ilusiones o proyectos. Hemos a tendido a pacientes cuyo principal motivo de consulta era que habían fracasado en la puesta en marcha de una empresa o negocio, llevándoles a tener que cerrar una idea en la que habían trabajado mucho y puestas muchas ilusiones.

 

 

Tratamiento del duelo patológico

El psicólogo de nuestro equipo de psicólogos de Valencia analizará si el sufrimiento que padeces ante la pérdida o el cambio de tipo de vida es un sufrimiento normal o un sufrimiento patológico.

En el caso de que tu sufrimiento provenga de un estancamiento psicológico, las sesiones que tengas con este profesional se centrarán en:

  1. Lograr asimilar la pérdida.
  2. Saber gestionar mejor las emociones que sientes cada vez que recuerdas la pérdida.
  3. Adaptarte a la nueva situación.
  4. Recolocar emocionalmente la situación pasada para que no siga afectando a tu presente.

 

Si tú o un familiar tuyo necesitan acudir a consulta puedes pedir cita a través del teléfono que aparece más abajo.