Maltrato Infantil Consecuencias Psicobiologícas

Las consecuencias psicobiologícas derivadas de un continuo maltrato infantil, repercuten en la edad adulta a todos los niveles:físicos psicológicos y sociales.
El ciclo de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones limita la dignidad y la libertad de la persona, pero en el caso de los menores la gravedad derivada del maltrato afecta de forma negativa a corto, medio y largo plazo produciendo alteraciones en todos los sistemas del organismo: nervioso central, nervioso autónomo, endocrino e inmune.

¿Qué es el maltrato infantil?

Definición del maltrato infantil según la (OMS)

    El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.

Tipos de Maltrato Infantil:

Daño físico

    Acto voluntario donde se infringe un daño o lesión física como puede ser: una bofetada, un zarandeo, golpes, quemazos, cortes, etc.

Daño psicológico

    Descalificación verbal por parte de una persona hacia el menor, daño en la autoestima: insultos, humillación, gritos, ignorar, culpabilizar, etc.

Abandono físico o negligencia

   Despreocupación de las necesidades básicas: Educación, higiene, alimentación etc.

Abandono emocional

    Falta de afecto, empatía y cariño

Acoso sexual

    Coerción, estrategias y acciones por parte de un adulto en relación con el menor para aprovecharse de la vulnerabilidad y el estado de indefensión del menor para:Tocamientos inapropiados, fotos de carácter sexual, forzar al menor a realizar prácticas sexuales, etc.

Factores de riesgo que influyen en los padres o cuidadores para llegar a maltratar a un niño

    Los factores de riesgo más influyentes que hacen que padres o cuidadores lleguen a maltratar a un niño son:
Tener antecedentes personales de maltrato, dificultades económicas, actividades inapropiadas (delinquir, consumo de drogas, alcohol), tener poca capacidad de establecer vínculos afectivos, son algunos de los factores que influyen sobremanera a la hora de maltratar a un niño.

Consecuencias del Maltrato infantil

    Cuando un menor es maltratado o abandonado tanto física como emocionalmente puede llegar a provocar secuelas neurológicas, psicológicas, conductuales y de salud. Las consecuencias derivadas del maltrato repercuten en su personalidad posterior con problemas de regulación emocional, respuestas agresivas, estrés, ansiedad, somatización, disociación, trastornos en la personalidad y conductas autolesivas y suicidas.

¿Qué cambios ocurren en el cerebro cuando un niño es maltratado?

    El maltrato infantil puede llegar a tener unas consecuencias irreversibles a nivel neurológico, debido al alto estrés que se genera por la situación continuada de maltrato, esto repercute en el sistema nervioso central afectando áreas como:
• Córtex cerebral: c. prefontal y orbitofrontal
• Hipocampo
• Amígdala
• Giro temporal superior
• Cuerpo calloso
• Estructuras cerebelares
• Volumen cerebral y ventricular

Cambios Estructurales y Funcionales:

Estructurales:

   Pérdida acelerada de neuronas, retraso mielinización, inhibición de la neurogénesis, alteraciones en el proceso de la poda sináptica.

Funcionales:

   Déficits en funciones ejecutivas, alteración grave de la memoria, posible relación con depresión, retraso en el lenguaje (afasias, disfasias), alteraciones a nivel cognitivo, lingüístico, social, conductual y emocional etc.

Intervención

   Por todo ello es muy necesario iniciar un abordaje e intervenir en programas multisectoriales, en todos los ámbitos:

En el ámbito familiar

    Formar a los padres a tener conocimientos y estrategias positivas con la educación del hijo así como enseñarles a tener autoridad, no autoritarismo. La relación no es unidireccional sino que camina en ambas direcciones, hay que exigir respeto de los hijos así como darlo. Los menores necesitan formarse en valores, comprensión y cariño, además de confiar plenamente en sus progenitores.

En el ámbito social

   Abordaje integral en este sentido .Siempre hay que denunciar si se sabe la existencia de maltrato infantil en cualquiera de sus tipologías, hay que llamar al servicio de la protección del menor de la comunidad autónoma correspondiente.

En el ámbito educacional

    Papel fundamental del trabajo pedagógico en la escuela, evolución e información de aspectos varios: desarrollo evolutivo, rendimiento, comportamiento, relación con los iguales, etc.
En definitiva buscar soluciones que se adapten a las diferentes características, y así establecer criterios de actuación que se adecuen a las problemáticas existentes con el único objetivo de proteger al menor de cualquier clase de maltrato: psicológico, físico o sexual.

Pilar Solaz (Psicóloga)
Experta en psicología infantil, conducta y desarrollo en niños.
Experta en contextos familiares.
Máster en psicología de comportamiento.

Colaboradora de Calma al mar (Valencia).

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.