Inteligencias múltiples

“Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su  habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”

Albert Einstein

 

 

Dos niños de once años están realizando un test de inteligencia. Están sentados en sus pupitres bregando con los significados de diferentes palabras, con la interpretación de gráficos y con las soluciones de los problemas aritméticos. Registran sus respuestas rellenando unos circulitos en una hoja aparte. Después, estas hojas de respuesta ya completadas se puntúan objetivamente: el número de respuestas correctas se convierte en una puntuación estándar que compara al niño individual con una población de niños de edad similar. Los profesores de estos niños revisan las diferentes puntuaciones. Observan que uno de los niños ha obtenido resultados de nivel superior; en todas las secciones del test, ha respondidos correctamente a más preguntas que sus compañeros. De hecho, su puntuación es similar a la de los niños de tres o cuatro años mayores. Los resultados de otro niño son normales: su puntuación es similar a la de otros niños de su edad. Los profesores y maestros empiezan a suponer que el primer niño irá bien durante su escolaridad, mientras que el segundo solo tendrá un éxito discreto. Efectivamente estas predicciones se cumplen. En otras palabras, el test realizado por los niños de once años supone pronóstico fiable acerca de su posterior rendimiento en la escuela. ¿Qué ocurre una vez que se acaba la escolaridad?  Mirando más allá en sus vidas, descubrimos que el estudiante “normal” se ha convertido en un ingeniero mecánico de gran éxito que se ha colocado en una posición privilegiada tanto en la comunidad profesional de ingenieros como en los grupos cívicos de la comunidad. Su éxito no ha dependido de la suerte, todos lo consideran un hombre competente. El estudiante “superior”, por otro lado, ha tenido poco éxito en la carrera de escritor, que el mismo eligió; después del repetido rechazo de los editores se ha colocado en un banco, en un puesto intermedio. Sus compañeros piensan que es corriente en la realización de tareas. ¿Qué ha ocurrido? (Paidos, Walters). Este ejemplo ficticio se basa en la realidad de las pruebas de inteligencia. Los test de CI predicen el éxito escolar con una precisión considerable, pero no dicen nada acerca del posible éxito en una profesión determinada después de la escolaridad (Jencks, 1972). Esta visión rígida de la inteligencia carece de implicaciones, por regla general, en la etapa posterior a la educación, y en muchas ocasiones es considerada problemática. Esta problemática se refiere concretamente a la capacidad que tenemos para etiquetar a una persona y elaborar predicciones, y las consecuencias que esto conlleva.

La teoría de las múltiples inteligencias (IM) de Gardner (1983) propone ocho habilidades o talentos que existen de forma independiente en las personas. Estos potenciales biopsicológicos, que todos tenemos, se manifiestan en un perfil diferencial de IM que se mantiene a lo largo de la vida. La teoría sostiene que los individuos tienen talentos o habilidades diferentes y que se aprende en relación con ese potencial (Solano, 2002). Creer que la competencia cognitiva de las personas queda mejor descrita en términos de un conjunto de habilidades, talentos y capacidades mentales (inteligencias) es la base de la teoría de las inteligencias múltiples (IM). Todos los individuos poseen cada una de estas capacidades en cierto grado; los individuos difieren en el grado de capacidad y en la naturaleza de la combinación de estas capacidades.

Las ocho inteligencias de Gardner:

  1. Inteligencia lingüística

Gracias a ella somos capaces de usar con mayor o menor pericia el lenguaje; herramienta gracias a la cual nos relacionamos y construimos la sociedad.

  1. Inteligencia lógico-matemática

Hasta qué punto se es hábil realizando operaciones mentales que tienen que ver con un sistema formal, como por ejemplo la tarea de resolver una ecuación.

  1. Inteligencia espacial

La inteligencia espacial tiene que ver con nuestra habilidad a la hora de recrear espacios en nuestra imaginación y manipularlos mentalmente. Por ejemplo, resolver puzzles con figuras tridimensionales…

  1. Inteligencia musical

Tiene que ver con el proceso de elaboración y de apreciación de la música; sus ritmos, sus variaciones, etc.

  1. Inteligencia corporal

Las personas que destacan más por medio de esta inteligencia son las que conectan más fácilmente con su cuerpo y el modo en el que este puede ser movido. Los bailarines, actores o deportistas, por ejemplo, exhiben esta habilidad cuando coordinan muchos grupos de músculos para realizar movimientos armónicos y gestos exactos.

  1. Inteligencia intrapersonal

Este tipo de inteligencia tiene que ver con el modo en el que aprendemos a analizar todo aquello que ocurre en nuestra mente, especialmente si son emociones. Por ejemplo, examinar una sensación desagradable…

  1. Inteligencia interpersonal

Esta capacidad está relacionada con la empatía y el modo en el que tenemos éxito al imaginar cuáles son los estados mentales que están ocurriendo en los demás, rápidamente y en tiempo real. Es un tipo de inteligencia esencial en las relaciones personales, y en el ámbito profesional.

  1. Inteligencia naturalista

Una habilidad que tiene que ver con el éxito que tenemos a la hora de improvisar con los elementos de los que disponemos en nuestro entorno para utilizarlos de forma creativa y novedosa.

Howard Gardner añadió este elemento a la Teoría de las Inteligencias Múltiples cuando el resto ya habían sido propuestos.

Esta teoría de las IM nos aporta un punto de vista de la inteligencia más humana y verídica en comparación a otras visiones alternativas. Refleja, de forma más adecuada, los datos sobre la conducta humana “inteligente”. Asimismo, tiene importantes implicaciones educativas y laborales que no se contemplan, de igual manera, en otras visiones. Pues como afirmó en su día Albert Einstein “Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”.

 

www.miconsulta.es

Eva María Rodríguez Vicente, psicóloga jurídico-forense, colaboradora del Centro de Psicología Calma al Mar, Valencia.

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Comment to Inteligencias múltiples

  1. Francisco José Teijido López dice:

    Un asunto controvertido, al menos en ciertos sectores docentes. ¿Existen realmente las inteligencias múltiples?. ¿Es una inteligencia con distintas variantes?. Lo cierto es que en la mayor parte de los casos los test de inteligencia para determinar el CI se centran en la evaluación de la capacidad sintética y de razonamiento del individuo. Quizás nos centramos demasiado en ésto e incluso nos atrevemos, de forma negligente en mi opinión, a prever el destino de nuestros estudiantes y aconsejar una u otra vía de formación apoyando nuestra decisión en los resultados de estas mediciones.
    Recientemente hizo unas declaraciones Fiona Ferrer en las que contaba que el orientador de su centro le había pronosticado un futuro negro al decirle que jamás sería capaz de hacer una carrera universitaria. Hoy la influencer presume de dos carreras, cuatro idiomas y dos libros publicados. Y no es, lamentablemente, un caso aislado.
    Por otro lado, el desprecio a la teoría de las inteligencias múltiples, por no tener las evidencias científicas suficientes, nos envuelve en una esfera en la que solo el razonamiento lógico-matemático o el correcto uso del lenguaje sirven para establecer los patrones de normalidad que nos permiten comparar unos individuos con otros. La prueba la tenemos en el famoso informe PISA que compara los sistemas educativos en el mundo.
    Lamentable.
    Espero, impaciente, el nuevo artículo de Eva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.