La depresión posparto

En nuestra sociedad existen múltiples expectativas relacionadas con el embarazo, una de ellas consiste en que el hecho de tener un hijo está asociado a una felicidad infinita y es el mayor logro que se puede conseguir en la vida. Por otro lado, parece que todas las mujeres nacemos con instinto maternal y que uno de nuestros principales proyectos de vida es ser madre, obviamente ni todas somos iguales, ni nuestros proyectos, ni prioridades son los mismos. Muchas mujeres después de dar a luz se encuentran abrumadas tras el embarazo debido al incumplimiento de estas falsas expectativas que promueve la sociedad, de repente deben dedicar la mayor parte del tiempo a la crianza del bebe, lo que no les produce esa inmensa felicidad esperada. A esto hay que añadir que el periodo postparto es un periodo de vulnerabilidad emocional y de alto riego para desarrollar desórdenes emocionales, debido a que durante el embarazo y puerperio ocurren cambios hormonales, psicológicos y sociales que hacen más vulnerable a la mujer para la aparición de trastornos emocionales. Podemos distinguir diferentes grados de desórdenes afectivos:

  • Pospartum blues, fruto de cambios hormonales y psicológicos asociados al embarazo. Aparece entre 2 y 7 días después del parto dando lugar a llanto, fatiga e insomnio.
  • Depresión posparto, en este caso influyen factores de riesgo biológicos, psicológicos y sociales. Se caracteriza por un estado de ánimo bajo, irritabilidad, problemas de sueño y culpabilidad. Estos síntomas aparecen dos semanas después del parto, donde las mujeres se sienten culpables por no sentirse tan felices como parece imponer la sociedad.
  • Psicosis puerperal, está asociado a la presencia previa de depresión, trastorno bipolar o esquizofrenia. En este caso aparecen alucinaciones, paranoia, pensamientos de suicidio o infanticidio y de que son incapaces de cuidar de sí mismas o del bebe.

La prevalencia anual de mujeres que presentan depresión posparto en España está en torno al 10% de los embarazos, es decir, un total de 40.000 mujeres la desarrollan tras dar a luz, una cifra bastante elevada. Sin embargo, existe una baja concienciación acerca de la importancia y relevancia de este problema. Los síntomas establecidos para su diagnóstico son los mismos que en la depresión mayor, pero es de gran importancia tener en cuenta que algunos de ellos como la fatiga, la somnolencia o el cambio de apetito son propios del embarazo y pueden llevar a una sobreestimación en el diagnóstico.

Un posible modelo explicativo consistiría en que la depresión posparto estaría relacionada con las expectativas rotas, donde la realidad de la maternidad no se correspondería con lo esperado. Esta situación lleva a que aparezcan sentimientos de vergüenza y culpa por no sentirse como esperaba, por lo que decide ocultarlo a su familia y a las personas de su entorno.  Este ocultamiento es un intento de proteger ante los demás la imagen de ser una buena madre, lo que la puede llevar incluso a perder el contacto con la realidad, así como a la aparición de una intensa ansiedad y dependencia.

Un primer paso para hacer frente a la depresión posparto es incrementar la concienciación social y sanitaria previniendo su aparición aportando información durante el embarazo sobre los posibles trastornos emocionales que se pueden derivar del mismo. Por otro lado, la mayor parte de las depresiones posparto tienen su inicio durante el embarazo lo que puede ser un indicador precoz y nos puede servir para prevenir el empeoramiento, detectándolo y recibiendo la ayuda psicológica oportuna. Por último, sería interesante desmitificar todos los aspectos relacionados con el embarazo, donde la manera de vivir el embarazo y la maternidad será muy diferente en una mujer y otra.

Clara Martínez Cao

Psicóloga

Colaboradora del Centro de Psicología  Calma al Mar

 

 

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

3 Comments to La depresión posparto

  1. Olga dice:

    Muy bueno. Estoy totalmente de acuerdo en que lo primero que debemos cambiar es la concepción actual de la maternidad como algo “supermegaguay”, y retomar el concepto de maternidad-responsabilidad-renuncia. No obstante, el trabajo del psicólogo es ayudar a estas mujeres que la padecen.

  2. Anaís Rubios dice:

    ¿Puede la depresión posparto aparecer al cabo de 4 años de haber dado a luz?

    • Clara Martínez dice:

      Hola Anaís, en primer lugar muchas gracias por tu comentario. Respecto a la posibilidad de que la depresión posparto aparezca 4 años después, depende del caso. Es decir,la depresión no aparece o desaparece de repente, fruto del parto pueden surgir ciertos pensamientos,sentimientos o preocupaciones a los que no se presta atención o que incluso se ocultan por esa presión social que la madre siente. Al ocultar a sí misma y a su entorno esa situación todo parece funcionar, pero con el paso del tiempo si no recibe la ayuda adecuada es muy probable que se produzca un empeoramiento del problema y que incluso pueda exacerbarse años después del parto.
      Un saludo y espero haberte sido de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.