La importancia del papel del psicólogo con los mayores.

 

Centrándonos en un ámbito de la psicología orientado a la intervención en la tercera edad cabe nombrar que el ámbito de estudio en este campo está emergiendo de forma espectacular en los últimos años y es que, estos estudios están orientados a permitir un mejor entendimiento del declive del cuerpo humano, no únicamente a nivel psicológico, sino también a nivel fisiológico y conductual.

 

terceraedad-ancianos-adultosmujima20120827001431_0_o

Dada la problemática actual de una sociedad que está envejeciendo y en alas de poder abordar mejor a la población que se avecina, es necesario seguir profundizando en este campo, pudiendo conseguir instrumentos de detección válidos y fiables que permitan la identificación de desórdenes en este tipo de población y, con este fin, poder adecuar las pautas de actuación que mejor se adapten a las necesidades individuales de casa sujeto, tratando de conservar áreas preservadas y trabajando con aquellas que se encuentren afectadas, todo ello encaminado a incrementar la calidad de vida de nuestros mayores.

Sí es verdad que los estudios con este tipo de población es una ardua tarea, no únicamente por la colaboración o no que muestren los sujetos, sino que el seguimiento de los mismos puede resultar complicado. Diversos son los acontecimientos vitales estresantes que pueden estar asociados a multitud de sintomatología de los pacientes anteriormente nombrados, entre los que destaca el duelo, la jubilación y los trastornos somáticos invalidantes, tanto propios como de seres allegados.

Comentado anteriormente el trato con este sector de la población debe abarcar diversos campos de estudio, centrándose en cada paciente en particular y adaptando las pautas de actuación a cada individuo, según sea su estado de deterioro o no cognitivo y la posible presencia de trastornos del estado de ánimo, tales como depresión, agresividad, entre otros.

Sí es cierto que el papel del psicólogo va a ser clave en el estudio de este terrero, no únicamente en la labor de detección e intervención de patologías con los mayores, sino también en el acompañamiento de las familias y la ordenación de pautas de actuación para un mejor entendimiento de los posibles cambios cognitivos, conductuales y psicológicos que pueden estar asociados a la edad y que las familias deben conocer y saber cómo actuar para minimizar el impacto en sus vidas.

Por tanto, la Psicología en este ámbito va a ser un pilar clave para poder trabajar con pacientes de edad, permitiendo un incremento en la calidad de vida de nuestros mayores con la detección e intervención de patologías asociadas a la edad y que van a ser tratadas desde un ámbito que necesita una colaboración, no solo del psicólogo, sino también de las familias y de la propia sociedad, que deberá adaptar los recursos existentes a la potenciación cognitiva de las personas mayores con centros destinados a dicho fin y que pueden conseguir que éstos puedan afrontar mejor el fin de sus vidas, de una forma más agradable satisfactoria y afable.

 

 
Eric Vilar Peset
CV12746

Comparte en: Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.