Terapia Racional Emotiva TREC

 

 

La Terapia Racional Emotiva Conductual TREC es uno de los tipos de terapia psicológica que ha mostrado más evidencia científica de cara a encontrar resultados observables de una intervención profesional a nivel psicológico.

El equipo de psicólogos de Calma Al Mar tiene una alta especialización en terapia TREC.

Dicha forma de terapia fue propuesta por el psicólogo Albert Ellis, un psicólogo estadounidense que llegó a ser considerado uno de los psicólogos más influyentes de la historia, en buena parte gracias a su desarrollo de la TREC.

De una manera muy resumida, podríamos decir que la TREC se basa en la importancia que tienen las interpretaciones cognitivas que le da una persona a las situaciones en las que está. Es esta interpretación cognitiva la que provoca su estado emocional (y no la situación en sí).

Por lo tanto, el sujeto está en una situación (A) en la que tiene unos pensamientos (B) y por estos pensamientos experimenta unas emociones (C). Si una persona desea cambiar sus emociones por otras más adaptativas y sanas debe hacer una intervención adecuada en (B) los pensamientos.

¿Qué se hace en terapia con la TREC?

El profesional de la psicología debe ayudar a su paciente a poner el foco de atención no tanto en cambiar la situación en sí, sino en lo que el paciente piensa en esa situación. Analizando lo que el paciente piensa es más fácil comprender las emociones asociadas. El paciente se da cuenta de este modo de que si quiere cambiar las emociones debe hacer una intervención en lo que está pensando en esa situación.

 

Ejemplo:

Carmen va caminando por una calle concurrida. Se da cuenta de que su jefa viene de frente, caminando por la misma acera en la que está Carmen.  Cuando está a la altura de Carmen, continúa caminando de frente sin mirar a Carmen ni saludarla. Carmen piensa que la ha ignorado porque a su jefa no le cae bien. Carmen se siente muy mal porque necesita el trabajo. Le surge un miedo intenso a que la despida. Sigue caminando y no deja de darle vueltas a qué sucedería si la despidiesen. No va a conseguir pagar el alquiler y acabará teniendo que dormir en la calle. Carmen pasa una muy mala tarde.

 

Otro ejemplo:

Tomás sufre un trastorno por ataques de pánico. Tiene una reunión importante en la empresa de uno de sus principales clientes y ha subido un poco rápido las escaleras. El corazón le va muy rápido. Tomás piensa que le va dar un ataque al corazón. Cree que no es normal que su corazón vaya tan rápido. Se asusta. Inmediatamente regresa al coche para ir a urgencias. Pide a su secretaria que cancele la reunión con el cliente.

 

Las distorsiones cognitivas en la TREC

La TREC habla de la existencia de un conjunto de distorsiones cognitivas bastante extendida. Las distorsiones cognitivas son formas erróneas de interpretar una realidad. Son sesgos que nos llevan a experimentar emociones desagradables. Las distorsiones cognitivas que experimentan las personas son comunes a muchas de ellas, son conocidas, explicables y en muchos casos incluso predecibles.

 

El fundamento terapéutico de la TREC es el análisis de los pensamientos buscando si tienen vinculación con estas distorsiones cognitivas. Para ello se lleva a cabo un procedimiento llamado “discusión cognitiva”, o “discusión de pensamientos distorsionados”. Fruto de este análisis el paciente llega a una conclusión que le permite pensar de forma más realista, equilibrada o sana. Al convertir esto en un hábito, las emociones del paciente se modifican de manera sostenida en el tiempo. Esto tiene mucha importancia porque si, por ejemplo, una persona deprimida modifica de manera sostenida sus emociones de tristeza, modificándolas por un estado de ánimo mejor, es más fácil que la persona supere esa depresión.

 

La terapia requiere del entrenamiento del paciente para analizar sus pensamientos y descubrir las distorsiones del pensamiento que está experimentando. En esta discusión de pensamiento se aceptan las conclusiones a las que llega el paciente si hay hechos que las respalden y no por meras suposiciones subjetivas.

 

La discusión de pensamientos en la TREC

Por ejemplo, el paciente puede pensar: “Le caigo mal a mi jefa”, o “voy a tener un ataque al corazón”. Esto le lleva a tener una emoción determinada, que podría ser desagradable, incluso le puede generar miedo. La terapia parte de enseñarle al paciente a hacerse preguntas para analizar si tiene o no tiene pruebas objetivas de este hecho. Estas preguntas pueden recogerse en un documento al que se le llame “Discusión de pensamientos cognitivos”. Este documento podría tener, entre otras, estas preguntas:

a) ¿Qué pruebas tengo de que mi pensamiento es cierto?

b) ¿Son realmente pruebas?

c) ¿Qué pruebas tengo de que mi pensamiento es falso?

c) ¿Si no estuviese en este estado, pensaría lo mismo?

d) ¿Si mi amigo estuviera en esta situación, pensaría lo mismo?

e) ¿Hay otras interpretaciones posibles de esta misma situación?

f) ¿Qué probabilidad hay de que sean ciertas cada una de ellas? (Da porcentajes para cada una)

 

Esta metodología de discusión de pensamientos negativos sustituye los razonamientos distorsionados, rígidos y dogmáticos por otras interpretaciones más flexibles, sanas, lógicas y basadas en la evidencia.

El profesional de la psicología debe entrenarse en el reconocimiento de las categorías de pensamiento negativo distorsionado más habituales. Invitamos al lector a hacer una búsqueda de estas categorías de pensamiento negativo distorsionado. Si trabajas como profesional de la psicología, mi consejo es que tengas en tu consulta de psicología un documento que puedas entregar a tus pacientes en el que se expliquen estas categorías de pensamiento negativo distorsionado. De este modo, resultará mucho más fácil para el paciente detectarlas cuando aparezcan en su forma de pensar.

 

 

Fernando Pena Vivero psicologo

Fernando Pena Vivero

Psicólogo en Calma Al Mar Centro de Psicología

Presidente de la Asociación Española de Psicología Sanitaria AEPSIS

 

 

 

 

 

 

 

Libro recomendado:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte en: Facebookredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.